January 14, 2017

Las mentiras del gobierno y el "gasolinazo"

En una entrevista con Carlos Loret de Mola, el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dijo que el subsidio a la gasolina era insostenible (ver nota de Proceso). La palabra subsidio proviene del latín _subsidium _y significa auxilio, ayuda. El diccionario de la lengua española define subsidio como: “Prestación pública asistencial de carácter económico y de duración determinada.”

La Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, en su artículo 2, inciso D, número 1, establece un impuesto de $4.30 por litro para la gasolina menor a 92 octanos, de $3.64 por litro para la gasolina mayor o igual a 92 octanos y de $4.73 por litro de diésel. El gobierno no da ninguna ayuda económica para la gasolina, al contrario,  cobra una buena cantidad de dinero por concepto de impuestos. Por lo que es totalmente falso que el subsidio a la gasolina fuera insostenible.

La Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2017 establece que por concepto del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) el gobierno recibirá $284,432.3 millones de pesos. El presupuesto federal para 2017 es de $4,837,512.3 millones de pesos. ¿En ese monto no se podía recortar el  del impuesto (IEPS) a los combustibles? El Presidente de la República afirmó que mantener el precio de la gasolina “nos hubiera obligado a recortar programas sociales, a subir impuestos o a incrementar la deuda del país, poniendo en riesgo la estabilidad de toda la economía’’ (ver nota de La Jornada).

Otra descarada mentira fue afirmar que el incremento en el precio de la gasolina no tendría efectos inflacionarios. En esta nota del periódico Excelsior, el titular de la Unidad de Política de Ingresos no Tributarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) afirmó que:

Hemos tenido también varios años en la última década, donde los precios de los combustibles aumentaron inclusive por encima del 10 por ciento, y en esos años la inflación permaneció en promedio en los rangos objetivos del Banco de México, es decir, incluso con aumentos del precio del orden 11 por ciento, la inflación permanecía en los rangos de entre tres y cuatro por ciento.

Tras el aumento al precio de los combustibles se registraron aumentos en “la cebolla (de 12 a 15 pesos por kilo), huevo (de 24 a 26 pesos por kilo), pollo (de 88 a 95 pesos por kilo), papa (de 8 a 11 pesos por kilo), y tortilla (de 10 a 12 pesos por kilo)” (Animal Político).  El Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM registra un aumento de 17.7 por ciento en los precios de la canasta básica.

La respuesta del gobierno ante estos incrementos ha sido tratar de controlar los precios. Guillermo Barba, en un artículo publicado en su portal para la revista Forbes y titulado “El gobierno quiere controlar los precios” citó un comunicado de la Secretaria de Economía en el que se afirmaba: “Los precios de los productos de la canasta básica, en ningún caso, pueden subir en la misma proporción que lo hicieron la gasolina, el diésel y el gas.”

Los precios los fija libremente el mercado, si aumenta el precio de la gasolina es lógico que aumenten todos los precios y se dé la inflación. El gobierno está en la imposible misión de justificar lo injustificable. No se puede justificar el aumento de los impuestos con el dispendio de los recursos públicos del sindicato  petrolero o de los partidos políticos. Los habitantes de este país están indignados y no siempre lo demuestran de la mejor forma posible; hubo bloqueos a carreteras, a centros de distribución de Pemex y saqueos a tiendas de cadenas comerciales.

Una de las preguntas que atormenta a la filosofía del derecho es porqué los ciudadanos obedecen a las leyes. Alexy llega a la conclusión de que la pretensión de corrección es un elemento necesario del concepto de derecho. Es decir, que existe la presunción  que los funcionarios públicos actúan con justicia. San Agustín se preguntaba; “¿sin la justicia qué serían en realidad los reinos sino bandas de ladrones? ¿y qué son las bandas de ladrones sino pequeños reinos?” Resulta inevitable cuestionarse; ¿el gobierno actúa con justicia cuando miente?

P.D. Si estás de acuerdo con eliminar el IEPS en combustibles, por favor firma mi petición en change.org

© Jorge Ikeda 2017