February 1, 2017

Verdad y Estado constitucional

Peter Häberle, en su obra Verdad y Estado constitucional, dice que la búsqueda de la verdad es un requisito del Estado constitucional:

El Estado constitucional se contrapone a cualquier tipo de Estado totalitario del color que sea, a cualquier ambición de verdad absoluta y a cualquier monopolio de información e ideología totalitaria. Su característica más importante es no dar cabida a la verdad absoluta, sino en encontrase permanentemente en la búsqueda de la misma.

Recientemente escribí sobre las mentiras del gobierno para justificar el aumento en el precio de las gasolinas y el diésel, y en esa ocasión cuestionaba si el gobierno actúa con justicia cuando no habla con la verdad. Para Alexy, la pretensión de corrección es un elemento necesario del concepto de derecho.Y para Anselmo de Canterbury; veritas est rectitudo mente sola perceptibilis (verdad es la conceptualización mental de lo correcto). Por lo que los funcionarios públicos no actúan con justicia cuando no dicen la verdad.

¿Pero existe el derecho a la verdad en la Constitución? La palabra verdad aparece cuatro veces en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El segundo párrafo del artículo 69 establece:

Cada una de las Cámaras realizará el análisis del informe y podrá solicitar al Presidente de la República ampliar la información mediante pregunta por escrito y citar a los Secretarios de Estado y a los directores de las entidades paraestatales, quienes comparecerán y rendirán informes bajo protesta de decir verdad. La Ley del Congreso y sus reglamentos regularán el ejercicio de esta facultad.

En la glosa del informe presidencial, los Secretarios de Estado y los directores de las entidades paraestatales deben protestar decir verdad en sus comparecencias ante las Cámaras.

El párrafo segundo del artículo 93 de la Constitución federal señala:

Cualquiera de las Cámaras podrá convocar a los Secretarios de Estado, a los directores y administradores de las entidades paraestatales, así como a los titulares de los órganos autónomos, para que informen bajo protesta de decir verdad, cuando se discuta una ley o se estudie un negocio concerniente a sus respectivos ramos o actividades o para que respondan a interpelaciones o preguntas.

El último párrafo del artículo 108 establece:

Los servidores públicos a que se refiere el presente artículo estarán obligados a presentar, bajo protesta de decir verdad, su declaración patrimonial y de intereses ante las autoridades competentes y en los términos que determine la ley.

Y, finalmente, el párrafo cuarto del artículo 130 Constitucional dice:

La simple promesa de decir verdad y de cumplir las obligaciones que se contraen, sujeta al que la hace, en caso de que faltare a ella, a las penas que con tal motivo establece la ley.

Es decir que fuera de las protestas de decir verdad que hacen los funcionarios públicos cuando son llamados a comparecer ante las Cámaras o en sus declaraciones patrimoniales, sólo la promesa de decir verdad de los ministros de culto obliga en caso de que faltasen a ella.

© Jorge Ikeda 2017