September 17, 2017

Theatrum Mundi

En el Museo Internacional del Barroco se encuentra esta representación de un gabinete de curiosidades y maravillas:

Y sobre el gabinete se explica:

La enciclopedia en línea Wikipedia explica que en el Theatrum mundi el mundo se configuraba como una pieza teatral. Para la religión católica, el mundo también es un teatro en el que el único espectador es Dios.

El poeta y matemático ateo persa Omar Khayyam amplió esta idea mediante la alegoría del ajedrez en una de sus Rubaiyatas: somos las piezas de un tablero donde las casillas blancas son los días y las negras las noches: nos movemos por ellas creyendo que unos tenemos más poder o influencia que otros y al final vamos a parar iguales a la misma caja (otro tópico: la muerte igualadora).

Rorberto Calasso, en su obra Los jeroglíficos de Sir Thomas Browne, describe la obra de Sir Thomas Browne:

El siglo de las cenizas y de la Vanitas, babélico y necrófilo, embalsamador del pasado en preciosos despojos que aparecen y desaparecen del Teatro Universal, inventor de máquinas, wits y anatomías, en pocos otros casos aflora tan íntegro como en las páginas de Sir Thomas Browne.

Para Calasso, hay una similitud entre nuestro siglo y el siglo XVII:

Espectaculares, quizás, más que afines: considerando, por ejemplo, que en el siglo XVII se convertía en institucional una nueva observación de la naturaleza y una diferente concepción de lo visible, mientras que hoy, disuelta la naturaleza misma en manos de los científicos, parece como si se volviera por otra vía la búsqueda del fundamento invisible de su manifestación

© Jorge Ikeda 2017