October 11, 2008

Defensa del peso, una causa inútil

El Universal comenta que el Banco de México se ha gastado 9 mil millones de dólares o un 10% de las reservas tratando de apuntalar al peso sin conseguirlo. Lo que cuesta una refinería fue gastado ayer en una causa inútil. El Secretario de Hacienda y el Gobernador del Banco Central deberían presentar su renuncia.

¿Porqué es una causa inútil defender al peso? Porque como se demostró en el sexenio de Salinas, defender al peso con las reservas y echarlas al fuego son la misma cosa. Lo mejor es dejarlo fluctuar libremente y alcanzará nuevos precios y el mercado regulará el precio al que deba colocarse la divisa.

Desde un inicio el gobierno ha aplicado la medicina incorrecta. Ante la crisis financiera mundial, nuestro gobierno piensa que al aumentar el gasto va a arreglar el problema de la demanda. En otros casos, el gobierno reduce su gasto e implementa medidas de austeridad. De hecho, lo segundo resulta lógico ante la caída en la cotización de la mezcla mexicana de petróleo.

Aunque el gobierno no dice de dónde sacará el dinero, seguramente de nuevos impuestos, piensa que el keynesianismo es la respuesta ante la crisis que viene en camino. Se le olvida que las consecuencias de un aumento en el gasto del gobierno si se traducen en un incremento en la demanda, pero también en los precios y con ello en el precio del dinero que es la tasa de interés.

Mientras los bancos centrales del mundo hablan de medidas concertadas y bajar la tasa de interés en medio punto: EEUU de 2 a 1.5 por ciento y Europa de 3.5 a 3 por ciento. México piensa en medidas contraproducentes que expulsan la inversión privada, que es la productiva, con inversiones en el sector público.

Si el PRD aplaude la medida es porque está mal. El nombre del juego es lo que hace el delante lo hace el detrás. El gobierno de México no sólo destila inexperiencia, además es sordo a lo que miles de comentaristas dicen y que entre todos abunda el sentido común. No hay reservas que aguanten la embestida y lo peor es que nadie en México tiene 9 mil millones de dólares para sacarlos en un día. Aparentemente son los bancos extranjeros que están desesperados por dólares y ocupan a sus filiales en el país para aprovecharse de un gobierno inexperto que causará la mayor catástrofe en la historia financiera del país.

© Jorge Ikeda 2018