October 16, 2008

Ya hay culpable: "la comer" (COMERCI)

El viernes pasado se perdieron el 10% de las reservas internacionales tratando de sostener la cotización del peso. En un post anterior critiqué el hecho de que bancos internacionales utilizaran a sus filiales mexicanas para acumular reservas y mejorar sus balances. Por otro lado hubo una fuerte salida de inversionistas internacionales que vendieron sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores. Recibieron pesos y los cambiaron por dólares para salir del mercado. Hasta aquí todo bien, todo legal.

Sin embargo, Comercial Mexicana violó la ley y provocó el mayor desastre del sistema. Tan débil el sistema financiero que una empresa de abarrotes casi lo lleva a punto de quiebra. Por el periódico Reforma se informa que sus pérdidas ascendieron a 1,200 millones de dólares, con tan sólo 3 mil millones de pesos en activos. Estuvo vendiendo opciones de dólares a 11 pesos. Mientras la cotización estuvo por debajo de los 11 pesos ganó mucho dinero, pero con la crisis en los mercados financieros el tipo de cambio aumentó y la “Comer” perdió. De acuerdo con nuestra legislación, debió reportar estos riesgos y no lo hizo. La cotización de su emisión está suspendida.

(Por esa razón me alegro de no comprar acciones de empresas mexicanas. No hay confianza)

Ahora el CCE y CMHN salen a la defensa de quienes violaron la ley. “Apostaron por México y perdieron” e “Hicieron operaciones legales en el mercado de derivados” son algunas de las razones que exponen sus defensores. Transgredieron la norma jurídica, engañaron al mercado y a los accionistas. Hasta el gobernador del Banco central los señaló como uno de los responsables de la debacle.

Aunque si se piensa mal, debieron contar con la complicidad de las autoridades financieras para salvar la cara y perder lo menos. ¿Cómo se explica que anunciaron la subasta de tan sólo 400 millones de dólares y terminamos perdiendo más de 9 mil millones de dólares?

Eppur si muove. Sin embargo, se mueve. La legislación es tan laxa que lo único que pueden enfrentar son sanciones administrativas y prohibición para ejercer cargos en el sistema financiero mexicano. Ahora han aplicado para obtener la protección del concurso mercantil y en los Estados Unidos de América bajo el chapter eleven para quiebras. Esperemos que la SEC y la justicia de los Estados Unidos de América les finque responsabilidad como a los ejecutivos de Enron ya que nuestra legislación no permite sancionarlos.

© Jorge Ikeda 2018