October 25, 2008

El Banco de México es falible

El jueves el Banco de México subastó mil noventa y seis millones de dólares para “contener” el tipo de cambio. La política de banda de flotación no es tan noble como la libre flotación de la moneda y por esa razón Chile abandonó esa política. Como diría el filósofo de güelmes (el original y no el plagiario) las reservas internacionales duran hasta que se acaban.

De acuerdo con el artículo 21 de la Ley del Banco de México la Comisión de Cambios está integrada por “el Secretario de Hacienda y Crédito Público, en su ausencia, por el Gobernador y, en ausencia de ambos, por el subsecretario que designe el Titular de la citada Secretaría. Quien presida la sesión tendrá voto de calidad en caso de empate.”

Hace 15 días la Autoridad se equivocó y buscó culpables entre los grandes perdedores de apuestas en los derivados: la Comer. Su error induce a pensar que no pudo haber sido víctima de la buena fe porque esta supone el desconocimiento y las Autoridades financieras son peritos en la materia. Luego entonces obraron de mala fe para beneficiar a alguien con muchas posiciones comprometedoras o estúpidamente para seguir una política lópezportillista de defender el peso como un perro.

Muchas de las discusiones que se han tenido en este y otros blogs han sido a favor o en contra de las intervenciones que realizó el Banco de México. El problema no está en definir si se cambiaron pesos por dólares o se perdieron reservas internacionales. El mayor problema radica en que el Gobierno crea que tiene los recursos suficientes para influir en el precio que se le asigna a la moneda en un mercado que es varias veces más poderoso que él en términos de recursos financieros.

Considero que ha sido un error la política de defender el peso con las reservas internacionales. El peso es un medio de cambio como cualquier otra moneda y tiene un precio en relación con las otras monedas. Si por una coyuntura el mercado demanda dólares y el peso se va al suelo, que así sea. En el largo plazo tendrá un nuevo nivel y no se puede saber si estará por encima o por debajo de ese precio.

© Jorge Ikeda 2018