November 5, 2008

Creo que me estoy convirtiendo en dios

Cuentan que cuando Julio César hacía su entrada triunfal a Roma, traía un esclavo a sus espaldas cuya única tarea era repetirle: “Recuerda, eres mortal. No eres un Dios.”

Post Mortem en el 42 AC el Senado deificó al dictator perpetuus con el nombre de Divus Julius. Desde entonces todos los emperadores fueron deificados a su muerte.

Hoy la muerte se encargó de recordarnos que el César no era un Dios.

Detrás de la anécdota hay una tragedia personal y política con repercusión para el país entero. Cuando se rumoreaba de cambios en el gabinete, ocurre un hecho que cambia radicalmente el tablero del poder. Pasado el luto seguramente Carlos Medina Plascencia se hará cargo de la cartera de gobernación.

No hago apuestas porque sería de mal gusto.

© Jorge Ikeda 2018