March 24, 2009

CIDHEM

Desde 2006 por azar del destino fui a dar al Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos (CIDHEM). Este centro fue creado en 1994 por iniciativa del doctor Ricardo Guerra quien fuera discípulo de Martin Heidegger para formar docentes de excelencia en el área de humanidades y ciencias sociales a través de sus maestrías y doctorados. En 2007 tras el fallecimiento de su fundador, se hizo cargo del centro el sucesor natural; el doctor Luis Tamayo.

Debo reconocer el alto nivel académico de los docentes, entre quienes han sido mis maestros están Eliana Albala, Alejandro Chao Barona, Octavio Rodríguez Araujo, Jorge Morales Barud, Philippe Dautrey, Ambrosio Velasco y Juan de Dios Gonzalez Ibarra (et al).

El 4 de marzo de 2009 se publicó en el periódico oficial “Tierra y Libertad” el decreto 1159 que crea el Centro de Investigación y Docencia en Humanidades y abroga el diverso número 895 de fecha 26 de enero de 1994.

Después de leer una carta de Nancy Soto Figueroa al gobernador constitucional del Estado; Marco Antonio Adame Castillo, y otra nota periodística de José Manuel Pérez Durán publicada en el Diario de Morelos el 8 de marzo de 2009, no puedo más que solidarizarme con la molestia de esta persona a quien no tengo el gusto de conocer.

Lo que más me molesta, debo decir, es que se haya excluido a mi querida UNAM de la junta de Gobierno del CIDHEM. La UNAM es la mejor Universidad de latino américa y una de las mejores del mundo. Otorgándole el privilegio de la duda a la autora de la misiva, mi segunda molestia estaría relacionada con la exclusión de los profesores de la UNAM en favor de una institución de quinta categoría llamada Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

Uno de los implicados es Oscar Sergio Hernández Benítez con quien sólo he tenido una clase en la materia “la ciencia política mexicana” y que a decir de mis compañeros no tiene el nivel académico para enseñar en el CIDHEM. Desde mi singular punto de vista debo decir que el valor de tener a Oscar Sergio como profesor radica en la formación de círculos virtuosos de los que hablaba Max Weber cuando los políticos transitan del gobierno a la Universidad y transmiten su experiencia. También hay que tomar en cuenta lo dicho en contra sentido por Vilfredo Pareto; que la política no se aprende en las aulas.

Menciona la misiva que el CIDHEM se encuentra en proceso de transformarse en una sucursal de la UPAEP o en una escuela de formación de cuadros de la ultra derecha. Sería lamentable que así fuera porque lo que más me gusta es argumentar en contrario con mis izquierdistas profesores. Edmund Burke decía que “el que lucha con nosotros fortalece nuestra musculatura y agudiza nuestra habilidad: nuestro antagonista es nuestro aliado”

Si triunfa el pensamiento unidimensional dentro de nuestra institución, perderemos la tradición liberal ya sea de izquierda o derecha perpetuada en nuestra institución.

© Jorge Ikeda 2018