March 27, 2009

Nancy Soto

En un post anterior dije que no tenía el gusto de conocer a Nancy Soto. Miento con todos los dientes. El problema es que no asociaba el nombre con la persona. Si se trata de la fan número uno de U2 a quien conozco y estimo. ¿Cómo me di cuenta?

Nancy Soto Listen to me now I need to let you know You don’t have to go it alone. (U2)

Desde luego que suscribo y hago mía la causa de Nancy. Aunque la dirección del CIDHEM se ha empeñado en decir que no pasa nada y todo sigue igual, ya se resienten las primeras consecuencias del cambio. El último email que recibí contiene una nota periodística de mi estimado profesor Octavio Rodiguez Araujo (Lo reproduce Diario de Morelos: El CIDHEM de Cartón). El autor de ese artículo publicado en La Jornada menciona que fue excluído del CIDHEM y se arrepiente de haber donado parte de su biblioteca a la Institución aunque espera que los estudiantes saquemos provecho de ella. También hace votos para que cuando caiga este gobierno se refunde el CIDHEM y vuelva a ser lo que siempre ha sido. El CIDHEM es víctima de su propio éxito. Está pagando el precio de ser una institución púbica y recibir el subsidio gubernamental. Si la disyuntiva hubiera sido cerrar el Centro o intervenir en él, no estoy seguro que la segunda opción sea la mejor. Ahora con la participación de un representante de la Secretaría de la Contraloría, de la Oficialía Mayor del Estado y de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano en la Junta de Gobierno del CIDHEM se demerita el proyecto académico en favor de un proyecto político-ideológico, como bien dice Rodríguez Araujo. Es una pena que quienes gobiernan el Estado provengan del ala más conservadora del PAN -el gobernador Marco Adame Castillo fue el vocero del CEN del PAN que presidió Manuel Espino-. Erróneamente se identifica al PAN con el proyecto de ultraderecha que encabeza el gobierno del Estado. El PAN fue el único partido político que incluyó en su seno a los herederos de los conservadores y liberales del siglo XIX. Los liberales dentro del PAN siempre se opusieron con éxito a la identificación del Partido como un partido demócrata cristiano (además la ley lo impedía) o a la inclusión del mismo Partido a la Internacional Demócrata Cristiana (ahora Internacional Demócrata de Centro). El triunfo de Manuel Espino en la Presidencia del PAN sobre candidatos más moderados como Carlos Medina Placencia casi ocasionaba la renuncia al Partido del actual Presidente de la República. Los llamados “Yunquistas” afuera del PAN o “Dhiacos” adentro del PAN aplastaron a los liberales en favor de un proyecto mucho más apegado a lo confesional. En la última elección de presidente del partido el bando contrario recuperó el mando con Germán Martínez a la cabeza.

© Jorge Ikeda 2018