April 18, 2009

Filippino Lippi

[caption id=“” align=“aligncenter” width=“180”]Filippino Lippi Filippino Lippi[/caption]

‘¿A qué se dedica tu papá?´ el maestro le pregunta a Pepito el día que los niños describen las profesiones de los padres. ´Mi papá es sacerdote´ contesta Pepito. ´¿Y tu mamá?´ indaga el maestro. ´Mi mamá es monja´ le dice Pepito. ´Ah! Entonces colgaron el hábito´ concluye el maestro. ´No, sólo se lo levantaron´ contestó Pepito. Esta es la historia de Filippino Lippi.

Su padre, Filippo Lippi nació en Florencia, hijo de un carnicero llamado Tommaso. Quedó huérfano de niño y su tía Mona Lapaccia se hizo cargo de él. En 1420 lo mete al monasterio, un año después tomó el hábito y se convirtió en monje cuando tenía 16 años. En lugar de estudiar se la pasaba rayando su cuaderno y los de sus cuates, así que el Prior le permitió aprender a pintar.

En la Coronación de la Virgen, Fra Filippo Lippi -padre de Filippino- se pintó a la izquierda, con la cara recargada en su mano mirando aburrido al espectador.

Abandona el convento, pero no fue liberado de sus votos. A pesar de sus cuantiosas regalías se autonombraba el monje más pobre de Florencia y atribuía su pobreza al mantenimiento de seis sobrinas casaderas, pero en realidad gastaba todo su dinero en lo que debe gastarse: constantes amoríos. En 1458 conoce a la monja Lucrezia Buti y solicita permiso para que pose como modelo de la virgen en una pintura. Con ese pretexto mantiene relaciones sexuales con ella y se la roba. No respondió a las frecuentes súplicas de las monjas para que la devolviera.

De esa escandalosa relación nació Filippino Lippi quien decide seguir los pasos de su padre. Cuando tenía diez años fallece su padre y Fra Diamante se hizo cargo de él. Finalizó sus estudios en el taller de Botticelli, quien a su vez había sido discípulo de Filippo Lippi y en esa época era el más brillante pintor de Florencia. Sus primeros trabajos anónimos los firma como “Amico di Sandro” (Botticelli).

© Jorge Ikeda 2018