April 24, 2009

CIDHEM; sigue la mata dando

Continúa la polémica sobre los recientes cambios en el CIDHEM. Por una parte Luis, quien se dice alumno del área de Ciencia Política, asegura que le consta que el Dr. Rodríguez Araujo pidió permiso para no dar clase y por lo tanto, asumiríamos que el doctor Rodríguez Araujo miente o falsea la información.

Hombre que triste que alguien con la calidad de Rodríguez Araujo manipule de esa manera la información. Soy alumno del CIDHEM en el área de ciencias políticas y me consta que Rodríguez Araujo pidió licencia para no participar este semestre en el CIDHEM, por lo que alguien tenía que llenar ese hueco. El mismo caso de otros profesores que por ejemplo, tienen año sabático, pero sin duda regresarán al CIDHEM. Lástima, parece chisme de mercado, cuando la verdad es que nadie los reemplazó en el sentido estricto de la palabra.

Lo cierto es que el profesor Rodríguez Araujo daba un semestre y descansaba otro, generalmente para escribir. Otras veces daba dos semestres seguidos un seminario y descansaba otro -yo no me pude inscribir a uno de sus seminarios porque era seriado-. Por sus artículos en la Jornada, que han sido reproducidos en otros medios, me parece que él quería dar clase este semestre y no fue tomado en cuenta por la actual administración. Por lo que desde mi perspectiva es, esa sola omisión, el más grave daño que se haya producido a consecuencia del cambio. De ahí que podemos asegurar que hay un daño irreparable en la institución.

Por otra parte, Sergio Calderón asegura que las decisiones en el CIDHEM las toma una secretaria y que por tal motivo se descuida la institución.

Hola, yo también fui, hasta hace poco, alumno del CIDHEM y puedo asegurar que no es ningún chisme de mercado lo que dice el doctor Rodríguez Araujo ni tampoco es manipulación. Lo cierto es que sí se ha desvirtuado el objetivo con que fue creado el CIDHEM. Y si alguien dice lo contrario, entonces que conteste porqué se ha dado cabida a “profesores” que no tienen el nivel que el doctor Guerra requería. Entre otras cosas _porque me llevaría mucho espacio enumerar más- ¡Por qué el actual director siempre está ausente dejando la dirección y las desiciones en manos de una simple secretaria como lo es una tal natalí sánchez? ¿ella está a la altura del doctor Guerra por eso se le deja decidir? Piénsenlo, no vean sólo la superficie; los cambios del CIDHEM van hacia otra cosa que no es tan elemental.

Hay dos propuestas sobre la mesa -omito los nombres de las personas involucradas para evitar posibles conflictos con la institución-. La primera es dar la batalla desde adentro de la institución con calidad académica hasta lograr un cambio en la administración. Desenmascarar a los supuestos doctores que así se ostentan sin conseguir siquiera reunir las cualidades de un maestro. La otra propuesta es formar una sociedad de alumnos que tenga como exigencia un solo propósito: la excelencia académica. Evitar en lo sucesivo que el CIDHEM se convierta en guarida de políticos sin oficio ni beneficio. Ahí están las propuestas para la discusión.

Toda negativa a una discusión implica una presunción de infalibilidad. John Stuart Mill

Finalmente me resta sumarme a las condolencias de la familia Yañez por el sensible fallecimiento de la doctora Adriana Ana María Yáñez Vilalta Vda. de Guerra que como su nombre lo indica fuera en vida esposa del fundador del CIDHEM. Descanse en paz.

© Jorge Ikeda 2018