April 29, 2009

Cerdos fascistas

Las autoridades mexicanas han perdido el juicio y el sentido común ante la emergencia sanitaria por el brote de influenza porcina.

No puedo dar clases porque la escuela está cerrada. No puedo tomar clases de la maestría por la misma razón. No puedo salir a bailar o a tomar porque están cerrados los antros, bares y restaurantes. No puedo ir al cine porque están cerrados. No puedo hacer ejercicio porque cerraron el gimnasio. Sólo falta que le prohíban a uno besar a la novia por riesgo de contagio.

La prevención es el mayor ataque del Gobierno a la libertad. Lo único que debe hacer el gobierno en esta situación, es dar información sobre los riesgos de tal o cual actividad y permitir a los individuos tomar decisiones informadas. El gobierno nos trata como menores de edad o incapaces, decidiendo por nosotros lo que a su criterio es mejor para nuestra salud.

México es un país subdesarrollado donde la gente se muere de enfermedades curables;el virus de influenza porcina puede tratarse exitosamente con oseltamivir (Tamiflu®) y zanamivir (Relenza®) (Fuente: http://cortedelosmilagros.blogspot.com con información del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos ).

La recomendación del gobierno estadounidense a sus ciudadanos, con el doble de casos que México según la Organización Mundial de la Salud, fue que siguieran con sus actividades normales. Hoy el presidente Obama pone a consideración de las escuelas suspender sus actividades si la epidemia se agrava.

¿Porqué en México el Gobierno ha desatado el pánico general?

Las consecuencias del irresponsable actuar del Gobierno son mayores que los daños provocados por la enfermedad. El virus no va a desaparecer el 6 de mayo cuando termine la contingencia. Debemos aprender a vivir con el virus, como lo hicimos con el SIDA, generar defensas o morir en el intento. Es la ley de la evolución de las especies.

¿Qué hacemos con los cerdos fascistas que limitan nuestra libertad?

© Jorge Ikeda 2018