June 22, 2009

Javier Beristain Iturbide (q.e.p.d.)

En 1991 cuando ingresé al Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) todavía era rector Javier Beristain Iturbide. Las instalaciones del ITAM eran horribles, lo más parecidas al hospital que había albergado y que había sido fundado por religiosos. La Capilla convertida en auditorio se profanaba casi todos los días. Los retratos en blanco y negro alusivos a las personas en cuyo honor habían sido nombradas las aulas distraían nuestra atención durante las clases. La belleza de las instalaciones era inversamente proporcional al nivel académico.

Nunca le gustó el comentario que al ITAM asistiera “gente bonita”. Al parecer le gustaba la idea de que los alumnos fueran juzgados por sus méritos y no por su posición en la pirámide social. A pesar de ello, el ITAM era una institución elitista. Era elitista porque sólo aceptaba a los mejores estudiantes. De mi generación en el Liceo Mexicano Japonés, A.C. eramos no menos de doce los aspirantes. Cuatro fuimos aceptados. ¿Porqué me aceptaron y rechazaron a compañeros con promedio general de 10? No lo sé.

El 18 de mayo de 2009 el ITAM otorgó el grado de “doctor honoris causa” a Pedro Aspe Armella, a Javier Beristain Iturbide y a José Francisco Gil Díaz. Sólo uno había sido rector del ITAM. Javier Beristain Iturbide falleció ayer. Descanse en paz.

© Jorge Ikeda 2018