July 17, 2009

Dos profesores

Denise Dresser y José Francisco Fernández Santillán fueron mis profesores en el ITAM. Como todos los viernes Fernández Santillán publica su columna en El Universal. En su opinión toda vez que han concluido las elecciones nos enfrentamos a la dura realidad: el narcotráfico. Lo inédito es que “la Tuta”, el jefe de la familia michoacana, se comunique a un programa de radio y ofrezca un pacto con el gobierno federal. Dice Fernández Santillán: “…en el momento en que se pactara con estos grupos armados en ese instante desaparecería el Estado como entidad soberana”.

Sin embargo, disiento con la perspectiva de Denise Dresser en su Código Dresser que publica Indigo media. Ella opina que el electorado busca retornar a la paz y la tranquilidad del PRI. Según Alfonso Reyes, con los antiguos griegos Helena pensaba que “todo pasado fue mejor”. Dresser piensa que los mexicanos demandamos un “Putin” mexicano, como Presidente. No quiso decir que los mexicanos queramos que el Presidente cambie su orientación sexual, si es que se mantiene fiel a su mujer. Haciendo caso omiso al obvio doble sentido del nombre del Presidente de Rusia, no comparto la opinión de que el deseo de un Presidente con mano dura haya incentivado el voto. La aprobación del Presidente en relación con su lucha contra el narcotráfico sigue siendo alta. El voto del electorado refleja más el descontento por el manejo de la crisis económica que el hartazgo por la violencia desatada por la lucha contra el narcotráfico.

El voto por el PRI tampoco significa una vuelta al autoritarismo y la cancelación de la vía democrática. El PRI vuelve por sus propios fueros en elecciones libres y competidas. Si bien es cierto que no ha habido cambio de élite en el PRI, que tiene los peores cuadros y que tampoco cuenta con un buen historial, el sabio electorado le ha dado una segunda oportunidad confiando en que la alternancia y la competencia política produzcan mejores resultados.

© Jorge Ikeda 2018