October 24, 2009

Adivinación

Marco Tulio Cicerón en el 44 a.C. escribió De la adivinación. En su obra postulaba que había dos tipos de adivinación; una participaba del arte y una que carecía del arte. Cuando se adivinan los acontecimientos futuros con base en conjeturas hay arte. El que actúa sin arte hace vaticinios por delirios proféticos. En el post anterior vaticinaba el final de los partidos políticos. No soy marxista, pero con el materialismo histórico se explicaría la existencia de las condiciones históricos materiales para que esto suceda. Existe la infraestructura -tecnología de la información- que permitiría la organización de estructuras que puedan competir con las organizaciones tradicionales en el corto plazo. Y se tiene la supraestructura -ideas- y un incipiente Partido Pirata Mexicano. Sólo falta lo imposible; el arreglo institucional que le permita a las futuras organizaciones tener un registro y participar en las elecciones. El modelo de partido político descrito por Michels y luego por Schumpeter no está funcionando en México. Por una lado se tiene a la dirigencia, y por el otro lado a la militancia que actúa como correa de transmisión de los deseos, anhelos y frustraciones de la sociedad. La sociedad parece estar divorciada de las dirigencias de los partidos políticos, ya sea porque casi no cuentan con militancia como en el caso del PAN o porque la militancia se encuentra sometida a los designios de una dirigencia autoritaria como en los casos del PRI y PRD. Como consecuencia de lo anterior, las dirigencias partidistas no apelan a otros intereses que los propios y en la sociedad hay un hartazgo con el sistema de partidos tradicional. También existe la posibilidad de que lo anterior sea producto del wishful thinking y de mi calenturienta imaginación.  A pesar de que existan las condiciones, es posible que nunca se de el resultado esperado. E.P. Thomson en su obra _Constumbres en común _narra como las mujeres desde 1693 lidereaban las revueltas en contra de los productores de granos, molineros y panaderos.

Estas mujeres parecen haber pertenecido a una prehistoria de su sexo anterior a la Caída, y no haber tenido conciencia de que debían haber esperado unos doscientos años para su liberación."

© Jorge Ikeda 2018