November 6, 2009

Inteligencia cubana al descubierto

Cuando trabajaba para el Senado de la República, el senador Mauricio Fernández Garza caminaba como un metro sobre la tierra y de acuerdo con los dictados de la austeridad republicana, residía en una humilde suite del Hotel Camino Real en la ciudad de México.

Por aquella época el Senador Mauricio Fernández Garza se opuso a la aplicación extraterritorial de la ley Torricelli, porque como inversionista de la telefonía cubana, le afectaba.

Ahora el señor Fernández, ya como alcalde de San Pedro Garza García en Nuevo León , afirma que tiene contratado un equipo de inteligencia norteamericana que se encarga de proveerle de información. ¿Norteamericana? Me parece que la inteligencia cubana espía al gobierno perredísta del Distrito Federal y le pasa la información al inversionista extranjero en Cuba que por azares del destino resultó alcalde del PAN. En especial la inteligencia cubana debe tener intervenidas las comunicaciones de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal.

Es de esperarse que una vez comprometidas las ilícitas actividades de la inteligencia cubana en México, deje de prestarle sus valiosos servicios y tenga que buscarlos en otra parte. Se rumora que los desempleados del CISEN son como las farmacias de similares, ofrecen lo mismo pero más barato.  

Son simples conjeturas de la calenturienta imaginación del autor de este blog. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

© Jorge Ikeda 2018