December 16, 2009

Segundo piso sobre Plan de Ayala

No soy ingeniero civil ni urbanista, pero José Luis Camba Castañeda que es doctor en ingeniería estructural, en su escrito “La vialidad posible” publicado por Letras Libres en agosto de 2002, da su opinión al respecto:

En el extranjero, los proyectos de segundos pisos sobre vías rápidas y periféricas están en desuso, ya sea porque, una vez construido el primer piso, se vuelve de segunda importancia, y además complica la circulación por las rampas de acceso y salidas en buen número de casos, o ya porque alcanza la saturación en pocos años. Algunos ejemplos que ayudan a comprender la inoperancia de esos segundos pisos se observan en el caso de París, donde durante varios años se analizó la posibilidad de construirlos sobre su propio periférico: una vez realizados exhaustivos análisis, el proyecto quedó archivado hace nueve años por incosteable e impráctico, y por el estrago ambiental que causaría.

Es decir que el Ayuntamiento de Cuernavaca va a contracorriente de lo que se hace en otras partes del mundo. Ahora se consideran espacios amigables aquellos por los que se puede transitar a pie y se busca desincentivar el uso del automóvil. Por eso en Nueva York, la capital del mundo, se cerró _Times Square _a la circulación de los automóviles.

1260992473104

Resumiendo lo expuesto en este artículo, vale la pena insistir en tres grandes necesidades: 1) Impulsar el transporte de grandes colectividades, del tipo del Metro, el tren ligero, los autobuses, trolebuses y microbuses, con carriles especiales de circulación, que ayuden a disminuir la contaminación ambiental, y con políticas que eviten estimular, e incluso disuadan, el uso del automóvil. 2) Redistribuir el tránsito de vehículos a través de pasos a desnivel en los cruces más conflictivos, evitando las concentraciones en las vías existentes, y construir nuevas vías alternas. 3) Echar a andar programas permanentes a nivel local y nacional, a través —muy especialmente— de la televisión y la radio, y también la prensa, para insistir en el respeto cívico de los conductores a la señalización, al reglamento de tránsito y por supuesto a los peatones.

De acuerdo con la opinión del doctor, lo que se tendría que hacer es un deprimido en la glorieta de Chapultepec y otro deprimido en avenida Teopantzolco, no un segundo piso que en poco tiempo se saturaría y produciría el doble de contaminación de lo que produce un sólo piso. Por otro lado, de esa forma se afecta lo menos a la imagen urbana y al entorno ecológico.

© Jorge Ikeda 2018