December 18, 2009

Reelección mal entendida

Carlos Navarrete, Presidente del Senado, dice que a pesar de la reelección los Partidos Políticos mantendrán el monopolio de proponer candidatos. Si eso fuera posible, el sistema de reelección no funciona. Dice Carlos Navarrete que los representantes, diputados o senadores, tendrían que solicitarle al Partido que evaluara su trabajo legislativo (o lealtad) para que los volviera a postular para el cargo. No se antenderían los intereses del electorado, como busca la reforma, si no de los Partidos, o en todo caso de dos patrones. Y el que a dos amos sirve, con ninguno queda bien. El único futuro que tiene la reelección se da en el contexto de los candidatos independientes. Si un candidato independiente logra atender las demandas de sus electores y mantenerse en el cargo a pesar de la competencia con los partidos, parcialmente se lograría el objetivo de la reforma. Son demasiados los supuestos para que la reforma llegue a buen puerto y muchos los intereses creados para que la reforma naufrague. En primer lugar, democratizar a los Partidos Políticos para que los candidatos retadores (newcomers) puedan enfrentarse en igualdad de circunstancias con los candidatos reeleccionistas (incumbents). ¿El PRD se democratizará algún dia? En segundo lugar, la reforma de los candidatos independientes no va a pasar. No pasará por la sencilla razón que acabaría con el mayor coto de poder de los Partidos Políticos. ¿Los notarios públicos permitieron a los corredores públicos el acceso al registro público de la propiedad y del comercio? No. Dice Pedro Aguirre que nada se logra con la reelección, que la crisis de representatividad es global. Me parece que es tiempo de terminar con la agonía de los Partidos Políticos tradicionales y permitir nuevas formas de organización social a partir de las tecnologías de la información y comunicación que permitan dinamizar el negocio. Según comentan los medios, las votaciones de los cafetaleros en Colombia a través de mensajes del celular casi triplican a los participantes en las elecciones tradicionales (y también de las votaciones nacionales).

© Jorge Ikeda 2018