January 13, 2010

Si América Latina va a la derecha, México va a la izquierda

En la página de la Red Liberal de América Latina leí el articulo titulado ¿Vuelco a la derecha en América Latina? de Álvaro Vargas Llosa.

Y es que mientras Chile y Brasil eligirán presidentes de la derecha, Colombia refrendará a Álvaro Uribe, y Panamá y Honduras han elegido presidentes de la derecha, México y su Partido Revolucionario Institucional se irán a la izquierda.

La única democracia latinoamericana de peso donde el péndulo parece estar alejándose de la centro-derecha es México. Sin embargo, el Partido Revolucionario Institucional —la agrupación que acaso ganará los comicios de 2012— es un híbrido, no una fuerza ideológica. Y no está ni remotamente interesada en proyectar su sombra sobre la región."

México tal vez se parece más a Norteamérica que a Latino América, ya que en Estados Unidos de América se eligió a un presidente de la izquierda.

El problema en México es que los líderes del PRI se consideran socialdemócratas y la socialdemocracia está en declive. Pedro Aguirre en su blog El oso bruno da cuenta de como en Europa la socialdemocracia está en decadencia por la falta de liderazgo en las organizaciones -carisma diría Weber-. Además que Suecia, el país que levantaba suspiros entre los socialdemócratas, se dió cuenta que mantenía un modelo económico inviable; el de la seguridad social para todos.

Pérdida de identidad ideológica, incapacidad para ofrecer una alternativa viable y eficaz a la crisis y liderazgos incompetentes y grises es todo lo que representa la socialdemocracia hoy en día. Cuando hace pocas semanas le preguntaron al célebre filósofo socialista francés Bernard-Henri Lévy si creía que su partido estaba moribundo, contestó: "No, ya está muerto. Nadie se anima a decirlo. Pero todos lo saben".

Si los electores en México votan por la izquierda en el 2012, Vargas Llosa asume que lo harán por el PRI. Gracias al berrinche de Manuel Andrés López Obrador, la fuerza de la izquierda ha vuelto a sus mínimos históricos y no se ven en el escenario electoral como una opción viable.

El PAN debe tener claro que los vientos no soplan a su favor y la alternativa para impedir la hegemonía del PRI será la reforma al sistema de partidos políticos con la aprobación de las candidaturas independientes. En un ejercicio de prospectiva, para la elección del 2012 tendrá una mínima probabilidad de retener el poder si hace algo revolucionario como proponer a una mujer como candidata a la Presidencia de la República. Aún perdiendo el PAN gana con esa opción.

El PRI sufre la enfermedad de de los partidos socialdemócratas europeos y por eso tiene la misma dolencia; la pérdida de la identidad ideológica. Así como los romanos destruían las esculturas del anterior emperador, de la misma forma el PRI destruyó la opción del liberalismo social de Reyes Heroles e implementada por el Presidente Carlos Salinas de Gortari. Rescatar el nacionalismo revolucionario no se presenta como opción. Si en lugar de quemar puentes los priístas retomaran y relanzaran el ideario del liberalismo social, lograrían un mayor consenso social.

© Jorge Ikeda 2018