February 25, 2010

El liberal Benedetto Croce

Una vez en el poder el denominado fascismo, no relataré particularidades de casos ni de personas que hagan referencia a esos diez años de oposición mia (1924-1934), y no sólo porque no es esa la naturaleza del presente escrito, sino también por la inquietud que produce el recuerdo de lo concreto y de lo anecdótico en el ánimo cautivo del problema vital que todavía persiste y que está muy lejos de quedar resuelto. Por mi parte, escribí el Manifiesto de los intelectuales antifascistas, publicado el 1 de mayo de 1925 y que recogió varios centenares de firmas; hice todo cuanto entonces se podía hacer en las últimas manifestaciones de los partidos y del parlamento, así como en los consejos y en los congresos del partido liberal (al cual me adscribí y que poco después fue disuelto); asimismo en la prensa, semi-libre todavía por algún tiempo, y en el Senado, donde voté contra las leyes que suprimían la libertad de asociación y de prensa, contra la del tribunal especial, contra la de la pena de muerte y contra otras similares, contra la llamada reforma electoral, que destruía el electorado, y, en fin, pronuncié en el parlamento italiano el único discurso que se oyó de crítica a la conciliación y al concordato con la Iglesia de Roma. "

Aportaciones a la crítica de mi mismo

© Jorge Ikeda 2018