March 21, 2010

El dilema del PAN

Cuando Felipe Calderón era Secretario General del PAN, un grupo de compañeros del ITAM fuimos a platicar con él. El diagnóstico del Secretario General del Partido presidido por Carlos Castillo Peraza sobre la debilidad del PAN era la falta de estructura, lo comparó con un set cinematográfico en el que los edificios eran sólo aparentes, es decir; no tenían estructura. En el año 2000 Vicente Fox utilizó una estructura paralela a Acción Nacional llamada Amigos de Fox para acceder al poder y sacar al PRI de los pinos. La estructura actual tampoco se construyó sobre los principios de doctrina del Partido, se basó en el poder y la complicidad. Tan frágil como un castillo de naipes, la estructura se desmoronará cuando el PAN pierda el poder. Enrique Krauze, en su columna del diario Reforma del 7 de marzo de 2010, da cuenta de esta preocupación y para ello cita a Daniel Cossio Villegas. Cossio pronosticaba que el PAN se desplomaría al hacerse gobierno. Entonces, la discusión no gira en torno a la pregunta si el PAN se desplomará o no, sino sobre cuándo inicia el proceso de decadencia moral y política que de forma inevitable concluya con el resultado esperado. Como Croce dijo, no es materialismo sino realismo histórico. Si el PAN pierde el poder, no podrá volver a ser el pequeño partido partido que siempre fue, el desprestigio de sus gobiernos acabará con toda posibilidad real de volver acceder al poder. Por esa razón la alianza con la izquierda, como la que hizo Maquío con Cuahutémoc Cárdenas y Rosario Ibarra de Piedra en 1988 para la defensa del voto, no es un asunto coyuntural ni accesorio, es principal y fundamental para la supervivencia del instituto político. Por un lado, si el PAN permite que el PRD encabece la alianza, posibilitaría a la izquierda el acceso al poder y, por otro lado, se convertiría en el contrapeso a las tendencias extremistas de la izquierda mexicana.

© Jorge Ikeda 2018