June 3, 2010

Chivo expiatorio

Acerca del post anterior, dos lectores comentaron que el caso de Karen bien podría tratarse de un chivo expiatorio, aunque considerarlo así no se traduce per se en una declaración de inocencia. Eso lo determinará el Juez de la causa. El antiguo pueblo de Israel seleccionaba al azar dos chivos; uno era sacrificado en nombre de Yaveh, al otro le tocaba cargar con las culpas del pueblo de Israel y era sacrificado en nombre del demonio Azazel. El chivo expiatorio era insultado, apedreado y abandonado en el desierto. En El chivo expiatorio y los orígenes de la cultura, un artículo de Letras libres, Ramón Cota Meza cita a René Girard y a Roberto Calasso para explicar el fenómeno del chivo expiatorio. Según Cota Meza, la violencia tiene su origen en el deseo mimético de poseer los bienes, pareja o fortuna de quien es considerado modelo a seguir. Aunque no necesariamente se busque satisfacer apetitos fisiológicos o sexuales. La violencia es disparada por la frustración del deseo no consumado. Cualquier parecido a lo dicho por Shopenauer es mera coincidencia.

La escalada de violencia sólo es frenada por la unánime elección de un chivo expiatorio al que se considera la causa del desorden. El sacrificio del chivo expiatorio pone fin a la crisis por el hecho de que su elección es unánime. Ahora bien, si las rivalidades vuelven a empezar después de cada conclusión sacrificial es porque siempre aparecen nuevos objetos que suscitan nuevos deseos, los cuales provocan a su vez nuevas rivalidades que son calmadas a través de nuevos sacrificios, práctica que puede permanecer indecisa durante mucho tiempo, pero que siempre acaba inclinando la balanza a favor de los dioses."

Para evitar que la violencia se expanda, se instituye el mecanismo del sacrificio. La violencia sin control se planifica y democratiza; así todos tienen la oportunidad de participar en el proceso. Ninguna otra fuerza produce tanta cohesión social como la culpa.

Canalizar la violencia colectiva y enfocarla en un solo individuo considerado responsable de una determinada crisis social permite a la comunidad reducir el caos al que periódicamente se ve arrastrada. De la ritualización de este “protoacontecimiento” surgirán todos los mecanismos de estructuración social: tabúes, normas e instituciones. Sin el descubrimiento accidental de este mecanismo, los grupos sociales primitivos, dominados por estallidos de múltiples rivalidades miméticas, habrían corrido un grave peligro de autodestrucción."

El cristianismo pretende detener la máquina hipersacrificial al volver conciente al hombre de la inocencia de la víctima. Cristo crucificado simboliza al Dios victimizado que libera al hombre del proceso.

El primer símbolo, el chivo expiatorio, es la fuente de la totalidad que organiza las relaciones sociales de una forma nueva. Luego, gracias al ritual, el sistema se transforma en un proceso de aprendizaje. Obviamente, las sociedades primitivas no repiten los actos para aprender, sino para que no haya más violencia, pero a fin de cuentas viene a ser lo mismo. Se trata de un proceso de aprendizaje cuya raíz se encuentra en una determinada experiencia tomada como modelo."

© Jorge Ikeda 2018