June 17, 2010

Roma

A través de la aplicación llamada “Recuerda tus viajes” de Facebook, Aeroméxico te pide escribir una reseña de un viaje a cambio de unos kilómetros a tu cuenta Premier. Por ello, decidí hacer una advertencia para los viajeros a Roma. Cito unas palabras del ilustre mexicano que hace doscientos años visitó Italia.

Ya estamos en el país de la perfidia y el engaño, del veneno; el del asesinato y el robo. Es necesario en Italia estar listos con sus cinco sentidos, porque ahí se mantienen de collonar, como ellos dicen, los unos a los otros, es decir, engañarse.Y nada iguala al contento que ellos muestran cuando se han burlado de alguno. Lo celebran como una hazaña de su ingenio. La lengua es la más a propósito para mentir, porque toda es cortesía y exageraciones. Italia es la patria de los tratamientos y los superlativos; todos son ilustrísimos y excelencias, y se la dan a uno con estar un poco decente."

No sabía porqué el viaje de Zurich a Roma había salido tan barato (79 euros). Lo descubrí cuando intenté llegar al aeropuerto a las 6 de la madrugada. El primer tren salía a las 6.15 am para el aeropuerto y hace como 45 minutos. A pesar de haber comprado el pasaje del tren, me dí cuenta que no llegaba a tiempo para mi vuelo. A toda prisa tomé un taxi al aeropuerto. El taximetro marcó algo así como 67 euros, le pagué con un billete de 100 euros y no hubo cambio. Cuando reclamé, el taxista me dijo que eran 10 euros extras por maleta y me imagino que el resto se lo tomó de propina. El viaje de Zurich a Roma, de ida y vuelta, resultó más barato que el de Roma al aeropuerto.

Pero en orden a carruajes es necesario saber que cuando uno los ajusta, le dicen tanto y la buena mano. Esta no es algún regalo que uno haya de dar voluntariamente, sino una cosa que si uno no la da, se la hace pagar por justicia, y si antes no ajustó su tasa, la suben arbitrariamente casi al igual del precio del carruaje, y no hay sino pagarla. Al ajustar, pues el precio, es necesario preguntar cuánto, inclusa la buena mano."

© Jorge Ikeda 2018