July 20, 2010

Vivir peligrosamente

Dentro de mi ignorancia pensaba que la idea de vivir peligrosamente era de Miguel de Unamuno, pero resultó ser de Nietzsche. Henri Lefebvre explicaba un comentario de Nietzsche que fue mal interpretado. Cuando Nietzsche decía que todo era preferible al torpe, a la bestezuela de rebaño bonachona y bobalicona, incluso el criminal y el guerrero, de forma errónea se pensó que Nietzsche los colocaba por encima en la jerarquía.

En la jerarquía elaborada por Nietzsche están quienes se guían por el impulso comparativo. Esta es una idea de Shopenhauer y tiene por carácter: “el amor de lo lejano, el deseo de lo que no se posee, la inquietud, la busca de la separación”. La insatisfacción que produce el deseo no cumplido aguijonea la conciencia y el tormento es más profundo que cualquier otra enfermedad. Para superarlo es necesario covertirse en un ser “libre sin miedo, cerniéndose por encima de las costumbres, de las leyes, y de las convenciones” De ahí se puede partir a estadíos más altos.

Al siguiente grado, Nietzsche lo llama la voluntad del gran estilo. Se caracteriza por la lucha contra la tosquedad y la miseria del alma.

El ser noble, el aristócrata, tranquilamente asentado y apoyado, por largo tiempo ya, sobre una tradición, alcanza este tipo de realidad. Tal hombre es silencioso y contenido, sin abandono y sin debilidad. No roe, no se destruye plebeyamente; es un ser sin problema interior y sin conciencia dolorosa. No es el aventurero, sino el caballero."

En el nivel más elevado de existencia y de estilo está en el héroe; dispuesto a la destrucción absoluta como medio para soportarse.

Vivir peligrosamente - pudiendo estos peligros ser tan pronto los que amenazan el espíritu, como los que amenzan el cuerpo."

No es una incitación al suicidio individual ni colectivo. Es, ante todo, una reafirmación de la voluntad de vida. Morir parado antes que vivir hincado.

© Jorge Ikeda 2018