September 14, 2010

Homero

Calasso afirma que Helena dictó a Homero su historia para que la cantara. ¿Cómo no creerle a Calasso? Cuando Helena cuenta sobre su rapto, Homero escribe sobre el rapto por París y no sobre rapto por Teseo del que Helena hablaba.

Como bien dice Calasso, la guerra de Troya se peleó por un simulacro. ¿Por qué? Pues Helena no estaba en Troya, peleaban por una mujer ausente, un simulacro. Calasso cita a Horacio para justificar que “ya antes de Helena el coño fue causa tremenda de guerra”.

Cuando Helena y Paris, huidos de Esparta, llegan a Sidón, son apresados por el rey de Menfis, que no podía condenar a muerte al extranjero indeseable, pero en una especie de castigo decide retener a Helena.

¿Por qué Homero había silenciado ese prodigioso antecedente de guerra? Heródoto contesta: "porque aquella historia no era adecuada para la composición épica".

La verdad es fea y la mentira seduce por su belleza.

No cabe duda que Helena fue la mentira más bella. El que se sentía engañado pretendió matar a la infiel. Melenao irrumpió en Troya para matar a Helena, pero la cuando vió pasar con los pechos desnudos, tiró la espada. No pudo ver a Helena en Troya por que estaba en otro lugar, pero la escena describe la insoportable belleza de los pechos de Helena.

© Jorge Ikeda 2018