December 10, 2010

Deicidio

El diccionario de la Real Academia Española define deicidio como el crimen del deicida, y por deicida se dice a los que dieron muerte a Jesucristo. La definición del criticado wikipedia se aproxima más a la idea del deicidio: “es una expresión que hace referencia al acto de matar a un dios o una divinidad.”

Para Nietzsche, todos somos deicidas; “Dios ha muerto. Dios sigue muerto. Y nosotros lo hemos matado.” Las interpretaciones de su dicho son de lo más variadas; que si se refería a la muerte de las ciudades-estado, que si a la muerte del Dios colectivo, que si a la imposibilidad de mantener valores absolutos sin una moralidad universal, etcétera. Del mismo modo que Umberto Eco critica a los cristianos que no pueden comprender una moralidad sin religión; los ateos serían todos amorales.

En García Márquez: Historia de un deicidio, Mario Vargas Llosa restringe el alcance del deicidio y explica porqué el novelista es un deicida:

ESCRIBIR novelas es una acto de rebelión contra la realidad, contra Dios, contra la creación de Dios que es la realidad."

El novelista se rebela contra su realidad y juega a ser Dios inventando una realidad distinta. Vargas Llosa dice que todos los novelistas son rebeldes, pero no todos los rebeldes son novelistas.El rebelde no es consciente de su condición; “ignoras las raíces profundas de su desavenencia con la realidad.” Como consideraría Salvador Dalí, la diferencia entre un loco y un genio es que el genio sabe que no está loco.

Las causas de esta rebelión, origen de la vocación del novelista, son múltiples, pero todas pueden definirse como una relación viciada con el mundo. Porque sus padres fueron demasiado complacientes o severos con él, porque descubrió el sexo muy temprano o muy tarde o porque no lo descubrió, porque la realidad lo trató demasiado bien o demasiado mal, por exceso de debilidad o fuerza, de generosidad o de egoísmo, este hombre, esta mujer, en un momento dados se encontraron incapacitados para admitir la vida tal como la entendían en su tiempo, su sociedad, su clase o su familia, y se descubrieron en discrepancia con el mundo."

Se combinan, según Vargas Llosa, dos elementos; uno objetivo, la realidad con la que se está enemistado, y otro subjetivo, las razones de la enemistad.

Toda novela es un testimonio cifrado: constituye una representación del mundo, pero de un mundo al que el novelista ha agregado algo: su resentimiento, su nostalgia, su crítica."

En Elogio de la lectura y de la ficción, discurso de aceptación del premio Nobel pronunciado el 7 de diciembre de 2010, Vargas Llosa nos devuelve la categoría de deicida a los lectores.

Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida."

Si quieren matar a Dios, lean.

© Jorge Ikeda 2018