January 13, 2011

Politeía, República o Timocracia

Cuando Norberto Bobbio clasifica las formas de gobierno en su obra Estado, gobierno y sociedad, enuncia la tipología clásica de Aristóteles:

Se remonta a la Política de Aristóteles, en particular a los libros III y IV, el éxito extraordinario de la clasificación de las constituciones con base en el número de gobernantes: monarquía o gobierno de uno, aristocracia o gobierno de pocos y democracia o gobierno de muchos, con la consecuente duplicación de las formas corruptas, por lo que la monarquía degenera en tiranía, la aristocracia en oligarquía, la πολιτεια (que es el nombre que Aristóteles le asigna a la forma buena de gobierno de muchos) en democracia."

Aunque la traducción dell libro III de la Política de Aristóteles dice otra cosa:

Las desviaciones de los regímenes mencionados son: la tiranía de la monarquía, la oligarquía de la aristocracia y la democracia de la república. La tiranía es una monarquía que atiende al interés de monarca, la oligarquía al interés de los ricos y la democracia al interés de los pobres; pero ninguno de ellos atiende al provecho de la comunidad."

Sin embargo, en la nota de página la traductora Manuela García Valdés aclara:

Con el término república recogemos el vocablo griego politeía, que significa el gobierno de las clases medias bajo una constitución y de acuerdo con la ley."

Se piensa que Aristóteles toma como fundamento de esta idea la reforma social de Solón de Atentas. Ana Vazquez Hoys en su blog sobre la investigación del mundo antiguo lo explica de la siguiente manera:

Decidió terminar con los derechos de casta, adaptando los derechos y deberes de los ciudadanos a sus respectivas rentas, procediendo a la división de la población en cuatro clases. Este sistema político, en el que en función de la renta de cada clase (unidad de medida: medimno) se le adjudican ciertos derechos políticos y responsabilidades, se conoce como timocracia (timokratia). * Pentakosiomedimnoi (Pentacosiomedimnos): producen más de 500 medimnos. * Hippeis: son los que producen más de 300 medimnos. Su nombre proviene de su pertenencia a la caballería (pueden permitirse pagar un caballo) * Zeugitai: son los que producen entre 200 y 299 medimnos. Son la masa de los labradores o pequeños campesinos que formaban el ejército hoplita (podían pagarse el casco, la espada corta, la coraza…) * Thetes: producen menos de 200 medimnos"

Solón establece un sistema impositivo basado en la idea de timocracia como una especie de oligarquía y a partir de ahí gravar desigualmente a los desiguales, excluyendo a los thetes (artesanos o trabajadores manuales) quienes no ocupaban magistraturas, pero si participaban de la asamblea.

Aristóteles advierte de los peligros de poner a hombres comunes al frente de las magistraturas, aunque “no darles acceso ni participación en ellas es temible”, porque cuando son muchos los “privados de honores y pobres” entonces la ciudad está llena de enemigos. Discusión que necesariamente conduce al tema de la igualdad, discutido anteriormente, y que sirve de base para alegar en favor de la timocracia descrita por Solón.

De manera que, como la justicia lo es para algunos y la distribución debe hacerse del mismo modo para las cosas y para quienes son, como se ha dicho antes en la Ética, están de acuerdo sobre la igualdad de las cosas, pero discuten la de las personas, sobre todo por lo que acabamos de decir, porque juzgan mal lo que se refiere a ellos mismos, pero además porque unos y otros hablan de una justicia hasta cierto punto pero creen hablar de la justicia absoluta. Los unos, en efecto, sin son desiguales en algo, por ejemplo en riquezas, creen que son totalmente desiguales; los otros si son iguales en algo, por ejemplo en libertad, creen que son totalmente iguales. Pero no dicen lo más importante: si los hombres han formado una comunidad y se han reunido por las riquezas, participan de la ciudad en la misma medida en que participan de la riqueza, de modo que el argumento de los oligarquicos parecería tener fuerza... "

El argumento de los oligárquicos es que resulta injusto que el que ponga menos participe en la misma proporción que el que puso más. Participan, entonces, en la misma proporción de la res publica, la cosa pública, es decir; de la República. Aristóteles afirma: “Pero no han formado una comunidad sólo para vivir sino para vivir bien…” De otra forma, dice Aristóteles; “habría ciudades de esclavos y demás animales”.

© Jorge Ikeda 2018