March 5, 2011

La represión no va a acabar con el narcotráfico

En el 2010 hubo más de 15 mil muertes asociadas con el narcotráfico. A pesar de lo escandaloso del número, éste no dice nada de los miles de mexicanos que migraron a los Estados Unidos de América o de los pueblos fantasma que dejan detrás de sí. El narcotráfico también mata negocios, empleos y esperanzas por salir adelante en México.

Mario Vargas Llosa, de visita en nuestro país, afirmó que: “Lo que es evidente es que a través de la pura represión no se va a acabar con el narcotráfico” Y esto tan lógico parece no entenderlo el señor Presidente. El gobierno sigue buscando infructuosamente el punto de inflexión en el que pueda darle la vuelta a la tendencia y demostrar que siempre estuvo en lo correcto. Aunque la mitad termine asilado en el vecino país y la otra mitad empujando margaritas en el panteón.

El narcotráfico sigue creciendo y además es una fuente de corrupción y destrucción de las instituciones, el cual, incluso, puede acabar con la democracia sobre todo en países donde ésta, como en los nuestros, es muy frágil".

Aunque suena a frase trillada, el narcotráfico es el monstruo de mil cabezas. Hay millones de jóvenes sin oportunidades para los que el narcotráfico representa la única vía de ascenso social y mejoramiento económico. La fila de los que esperan su oportunidad en la industria del narcotráfico es enorme y la competencia por demostrar quién es el más salvaje nos ha llevado a niveles inimaginables de crueldad y de violencia. Basta darle un vistazo al blog del narco para quedar traumado de por vida. No hace falta viajar en el tiempo para conocer los horrores que producían los descabezados en la guillotina durante la revolución francesa.

La política de exterminio arrasa por igual a inocentes que a culpables, narcotraficantes que a sociedad, a Sodoma y a Gomorra. No entiendo la lógica en la que Estados Unidos pone las armas y nosotros los muertos.

Mi esperanza es que poco a poco quienes creemos en que la legalización es la única forma de acabar con la criminalidad asociada al narcotráfico abra camino y, al final, produzca la apertura de una negociación entre países consumidores y productores”.

Habrá que esperar a que el Presidente Felipe Calderón deje el encargo y entre en razón, como ya lo hiceron Ernesto Zedillo y Vicente Fox (“Al narcotráfico no se le termina, se le administra”). A Mario Vargas Llosa hay que reconocerle como un excelente escritor y un claro pensador.

© Jorge Ikeda 2018