April 11, 2011

Al infinito y más allá del conservadurismo

Germán Martínez Cásarez sorprendió ayer a propios y extraños con su artículo “PAN: más allá del conservadurismo” del suplemento_ Enfoque_ del periódico _Reforma _(2010, abril 10) En el citado artículo, el expresidente del PAN respondió a los cuestionamientos planteados en otro artículo por Alejandro Landero y Fernando Rodríguez.

La adhesión acrítica al humanismo tradicional tiene atrofiado el debate ideológico panista. Recitar como letanía los principios humanistas panistas es un buen bla-bla-bla para aplaudirnos entre nosotros, pero no sirve para construir una dialéctica de resultados de gobierno a los ciudadanos."

Germán Martínez Cásarez propone apegarse a la agenda liberal sin restricciones. Además, al PAN se le presenta una coyuntura que podría aprovechar. Por un lado, ocuparía un espacio en el espectro político que ningún partido está reclamando. El PRI abandonó su tradicional liberalismo y adoptó la vilipendiada socialdemocracia. Compite con el PRD en progresía y es más un síntoma, que una respuesta, de la escasez de materia gris en ese instituto político. Bueno, hasta Carlos Salinas de Gortari tuvo que insistir que “no se hagan bolas” e indicar el camino a seguir: la Democracia Republicana (sea lo que fuere). ¿Y el liberalismo social, apá? Por otro lado, la juventud se identifica con el discurso liberal, más que con cualquier otro. El desinterés en la política y la búsqueda de la felicidad individual son resultados del liberalismo y del consecuente triunfo de los postulados utilitaristas. Por la preparación académica, se esperaría que estas discusiones ideológicas al interior del PAN fueran encabezadas por Alonso Lujambio. En cambio, el titular de la SEP se encuentra en una cruzada moral tratando de defender principios y valores ideales. Cuando descienda de la nube y se acerque a la realidad, verá que no hay carencia de valores, sino que hay otros valores y principios con los que hay que lidiar, porque son lo que hay.

No basta la añeja receta humanista sin libertad. Quizá el objetivo panista debería ser más modesto y realista: limitar, con más libertad, a nuestros gobernantes. Hace falta llenar de libertad nuestra democracia."

Presentar una agenda con la que se puedan identificar los jóvenes que van a decidir la elección o pretender instaurar valores y principios que ni sus abuelas sostienen; ¡he ahí el dilema!

¿Cómo instaurar una agenda liberal sin abandonar los postulados sociales de la Iglesia Católica? El PAN tiene dos opciones; o presenta una postura ambivalente para temas sensibles como el aborto, la unión entre personas del mismo sexo y la adopción de menores por las parejas del mismo sexo, o se apega a la legalidad y respeta las decisiones de la Corte. Que el PAN deje el consevadurismo al PRI, que de por si, huele a naftalina.

Y también opino, como Javier Sicilia, que hay que devolver la dignidad a esta gran Nación.

© Jorge Ikeda 2018