June 1, 2011

Non omnia moriar

Cada necesidad simple para la cual se halla una respuesta institucional permite la invención de una nueva clase de pobres y una nueva definición de la pobreza." Iván Illich

Beatriz Lemus Kourchenko puso en el feisbuk un artículo de Jean Robert titulado “Historicidad de las instituciones: Interpelación a Germán Martínez Cázares respecto a Ivan Illich y Javier Sicilia“ Después de leer el artículo de Jean Robert me avoqué a la tarea de buscar el desafortunado artículo de Germán Martínez Cásarez donde afirma que:

El problema, me atrevo a decir, es que Iván Illich no cree en las instituciones. Y Javier Sicilia recibió esa herencia. "

Me parece que la intención del autor del artículo era vincular a Iván Illich y a Javier Sicilia con Andrés Manuel López Obrador quien en un ataque de locura gritó: “que se vayan al diablo con sus instituciones”.

Germán Martínez se aproximó a Iván Illich como un fanático lo hubiera hecho; juzgó su obra sin haberla leído. Debo confesar que yo hubiera tenido el mismo punto de vista si mis cursos en el CIDHEM no hubieran cambiado mi forma de pensar. Así que antes de opinar de un autor, procuro leer la obra.

También pienso que Gérman Martínez al desconocer la obra de Iván Illich, desconoce la doctrina de su propio partido. Hace algún tiempo ya que quienes aspiran a un puesto de elección popular en el PAN pasan por un examen sobre ideología en el que se incluye preguntas sobre la obra de Jacques Maritain. Si se lee con cuidado el artículo titulado “Recordando a Iván Illich; Un pasado vigente” escrito por Javier Sicilia y Jean Robert se llega a la inevitable conclusión de que Iván Illich y Jacques Maritain compartían la misma visión del mundo.

En la misma entrevista, Illich recuerda que en Puerto Rico escuchó por vez primera palabras como “desarrollo”, “recursos humanos” y, sobre todo, “planificación”. Perplejo, consultó a Jacques Maritain, que continuaba como profesor en Princeton. Igual de perplejo, Maritain meditó algunos minutos y exclamó: “¡Ah!, comprendo [...], la planificación es una nueva forma del pecado de presunción”.

Gérman Martínez vió en Iván Illich a un enemigo de la Iglesia.

Para Illich las instituciones, la técnica, pudren a la comunidad. Impiden la libertad de las personas para relacionarse, natural y trascendentemente, con el otro. La comunión se pervierte con la institución."

Germán Martínez desvirtuó lo que Illich sí dijo:

Hace diez años, lo normal en México era nacer y morir uno en su propia casa, y ser enterrado por sus amigos. Sólo las necesidades del alma eran atendidas por la iglesia institucionalizada. Ahora, el comenzar y acabar la vida en casa se convierten en signos, ya sea de pobreza, ya sea de privilegio especial. El morir y la muerte han venido a quedar bajo la administración institucional del médico y de los empresarios de pompas fúnebres."

Cuando leí “La sociedad desescolarizada” no pude más que estar de acuerdo. Me sorprendió la sencillez de sus ideas.

Los estadunidenses pobres están en una posición singular para hablar acerca del predicamento que amenaza a todos los pobres de un mundo en vías de modernización. Están descubriendo que no hay cantidad alguna de dólares que pueda eliminar la destructividad inherente de las instituciones de bienestar social, una vez que las jerarquías profesionales de estas instituciones han convencido a la sociedad de que sus servicios son moralmente necesarios. Los pobres de los núcleos urbanos centrales de los Estados Unidos pueden demostrar con su propia experiencia la falacia sobre la que está constituida la legislación social en una sociedad "escolarizada". William O. Douglas, miembro de la Suprema Corte de Justicia hizo la observación de que "la única manera de establecer una institución es financiarla". El corolario es asimismo verdadero. Sólo al desviar los dólares que ahora afluyen a las instituciones que actualmente tratan la salud, la educación y el bienestar social podrá detenerse el progresivo empobrecimiento que ahora proviene del aspecto paralizante de las mismas."

¿Y cuál fue su propuesta?

Un sistema lógico de recortar el presupuesto y, sería de esperar, de aumentar sus beneficios, consistiría en un sistema de becas escolares como el presupuesto por Milton Friedman y otros. Los fondos se canalizarían al beneficiario, permitiéndole comprar su parte de la escolaridad que elija. "

El proceso enseñanza-aprendizaje pone el énfasis en el maestro y no en el aprendizaje. El fracaso del programa de la actual administración demuestra la falacia del planteamiento. Se han invertido 50 mil millones de pesos en educación, en estímulos a los docentes, y los resultados de la prueba ENLACE empeoraron (Reforma, 27 de mayo de 2011). Si se pone el acento en el aprendizaje, se puede superar el rígido esquema de la sociedad escolarizada y pasar a otros modelos como el autoaprendizaje y los cursos abiertos a cualquier persona deseosa de aprender. Benedetto Croce fue el intelectual italiano más importante de su tiempo, abandonó los estudios de Derecho y todo lo que sabía lo aprendió por si mismo.

© Jorge Ikeda 2018