August 1, 2011

A mayor información, menor conocimiento.

En su columna “Piedra de Toque” del periódico Reforma el premio Nobel Mario Vargas Llosa comenta el libro de Nicholas Carr titulado The Shallows: What the internet is Doing to Our Brains. Nicholas Carr estudió literatura en Dartmouth College y en la Universidad de Harvard. Carr se volvió adicto a la red y dejó de leer. Según Carr, la forma en que se navega en la red, “picoteando información”, provoca la pérdida de la capacidad de concentración y el empeño intelectual. Vargas Llosa opina que el libro de Carr rescata las teorías de Marshall MacLuhan quien sostenía que los medios de comunicación no eran meros vehículos de la información, sino que influían en la forma de pensar y de actuar. Vargas Llosa comenta sobre los efectos negativos de internet sobre la memoria, con el archivo infinito de la red no hace falta memorizar las cosas. También objeta al profesor Joe O’Shea de la Universidad de Florida, quien opina que con la web no hace falta leer más libros. El problema es que O’Shea confunde información con conocimiento. Y Vargas LLosa concluye que a mayor información, menor conocimiento. No puedo más que estar de acuerdo con lo que Vargas Llosa argumenta, en lo personal el Twitter, los diarios en internet y las banalidades del Facebook me distraen y apartan de la lectura de los libros físicos y electrónicos. Creo que la disminución de la capacidad de comprensión tiene que ver con la falta de conocimiento. Por ejemplo, había tratado de entender el libro Epistemología Jurídica y Garantismo de Luigi Ferrajoli sin conseguirlo. En la elaboración de la tesis doctoral tuve que repasar una buena cantidad de autores y teorías para comprender la obra de Ferrajoli. El libro Problemas lógicos en la teoría y práctica del Derecho de Eugenio Bulygin, Manuel Atienza y Juan Carlos Bayón requirió de horas de reflexión para desentreñar su sentido. El lenguaje no bastó para la comprensión, hizo falta el contexto como decía el viejo Wittgenstein. En este caso se cumplió lo que René Descartes postulaba; “para mejorar el conocimiento hay que aprender menos y contemplar más”.

© Jorge Ikeda 2018