October 7, 2011

Quis custodiet ipsos custodes

En su aportación a la obra _ [Re]pensar a Bobbio_, Jesús Orozco y Javier Ortiz dicen que para Bobbio la publicidad de los actos de poder es el verdadero momento del cambio en la transformación del Estado absoluto al moderno Estado de derecho. Es un principio ético y político el que los hechos de la política sean expuestos a la luz pública. En la autocracia la regla es la reserva y lo público se torna privado. En la democracia los actos de poder deben ser abiertos al escrutiño público. El derecho de acceso a la información, que Bobbio consideraba un derecho humano, tiene su correlativo en el deber de informar. Bobbio conocía el problema del ciudadano apático y otro problema que tiene como origen la complejidad de la sociedad. Parece que la democracia se hizo para sociedades simples. Si las sociedades industriales dependen del gobierno de expertos, entonces los ciudadanos no tienen cabida en ellas. Ya se comentó en el blog cómo el ayuntamiento de Cuernavaca considera a sus ciudadanos tontos y provee la información que se le solicita bajo ese supuesto. Según Bobbio, ésta sería la única excepción a la intervención del Estado en la esfera individual o un caso de tutela justificada; ayudar al ciudadano alcanzar su nivel de incompetencia. El ciudadano se vería obligado a invertir tiempo en algo que no trae beneficios aparentes, por lo que se cae de nueva cuenta en el problema del ciudadano apático. Dentro de las promesas no mantenidas la democracia, Valentina Pazé comenta la promesa del ciudadano educado frente a la desastrosa realidad del ciudadano apático y añade el problema del ciudadano corrupto; dispuesto a vender su voto al mejor postor. Mill decía que quien estuviera dispuesto a sacrificar su libertad para garantizar el sustento, no merecía uno ni el otro. Para John Stuart Mill la libertad estaba reservada para quien estuviera en plenitud de sus facultades, incluso justifica el despotismo:

El despotismo es una forma legítima de gobierno cuando se tiene que ver con bárbaros, con tal de que el fin sea su progreso y los medios sean justificados por su efectiva consecución"

Pero, ¿quién justifica el fin y quién la conformidad de los medios al fin? Por esa razón temo la vuelva del PRI al poder. Todavía no gana la Presidencia y ya se percibe la simulación. Carlos Loret, en su columna de hoy comenta sobre Veracruz y describe el intento del gobernador Duarte por ocultar lo que pasa en la entidad. Duarte opera bajo las reglas del pasado y culpa a las malditas redes sociales de todas sus desgracias. La solución es simple; matar al mensajero.

© Jorge Ikeda 2018