May 30, 2012

Neconstitucionalismo

En la obra El canon neoconstitucional, uno de lo editores; Leonardo García Jaramillo, comenta que el término neoconstitucionalismo fue utilizado por primera vez en 1997 y lo hizo Susana Pozzolo durante una conferencia dictada en el XVIII Congreso de la Asociación Mudial de Filosofía del Derecho y Filosofía Social (IVR) celebrado en Buenos Aires. Aunque el neoconstitucionalismo se opone al iuspositivismo, también busca desmarcarse del iusnaturalismo. El autor del artículo “Los argumentos del neoconstitucionalismo y su recepción” argumenta que por la vinculación del derecho a la moral y la atribuída importancia de los principios en la interpretación jurídica, Ferrajoli no duda en vincular a Alexy, Dworkin y Nino con “un movimiento constitucional de tendencia iusnaturalista”. Entre las muchas características que García Jaramillo señala del neoconstitucionalismo quiero destacar tres; la concepción de la Constitución como norma aplicable, las practicas jurisprudenciales renovadas y la importancia de los principios. El autor atribuye al efecto de irradiación (en la terminología de Alexy) y al cambio en la concepción de la Constitución como una norma directamente aplicable “por razón de herramientas judiciales como la tutela” la protección de derechos innominados en las leyes y la posibilidad de apartarse de la ley “cuando señala una solución diferente de la que deriva una interpretación sistemática de la Constitución”. Esto nos lleva a la segunda característica que el autor denomina como “prácticas jurisprudenciales renovadas”:

La histórica concepción de una Constitución como un mero texto de referencia o principio de trasfondo para la elaboración de las leyes de menor jerarquía y que sólo consagraba un catálogo teórico de garantías, ha trascendido en Colombia y mucho países del a región hacía una concepción donde los tribunales constitucionales pueden, y deben, crear y desarrollar el derecho, labor que han desempeñado mediante una novedosa y creativa jurisprudencia."

Menciono lo anterior porque el viernes pasado asistí a una conferencia impartida por el doctor Miguel Carbonell en el contexto de la jornada jurista 2012 del Colegio Jurista. Sobre los derechos humanos que la Corte ha reconocido a través de estas prácticas jurisprudenciales renovadas, Carbonell mencionó dos; el derecho al libre desarrollo de la personalidad y el derecho al mínimo existencial o vital.

En la Crónica del amparo directo civil 62008 del Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se dice que el amparo en comento trata sobre la rectificación de un acta por cambio de sexo. Es un caso de seudohemafroditismo que se presenta cuando el individuo tiene una “conformación anormal de los genitales externos, no acorde con su sexo genético”. La afectada demandó por la vía ordinaria civil la rectificación de su acta de nacimiento en lo relativo a su nombre y sexo. El Juez así lo dictó, pero el Juez declaró improcedente la aclaración de la sentencia porque “no implicaban un cambio de filiación ni lo facultaban para contraer matrimonio”. En la apelación se confirmó la sentencia, pero indicó que la posibilidad de contraer matrimonio era ajena a la litis. En la demanda de amparo argumentó la violación a sus derechos fundamentales de igualdad, no discriminación, privacidad, salud y dignidad humana. Luego solicitó que la SCJN ejerciera la facultad de atracción para conocer del caso, y así lo hizo el ministro José Ramón Cossio Díaz. El pleno de la Corte determinó que:

El derecho al libre desarrollo de la personalidad, se dijo, comprende, entre otras, la libertad de contraer matrimonio o no hacerlo; de procrear hijos y cuántos; de escoger su apariencia personal; su profesión o actividad laboral; y la libre opción sexual, siendo todos estos aspectos, parte de la manera en que el individuo desea proyectarse y vivir su vida, que sólo él puede decidir en forma autónoma."

El proyecto elaborado bajo la ponencia del ministro Sergio A. Valls Hernández proponía declarar inconstitucional el artículo 138 del Código Civil para el Distrito Federal y la sentencia reclamada:

Para la mayoría de los señores Ministros, la aplicación del artículo impugnado al caso concreto, esto es, la sentencia reclamada, sí resultaba inconstitucional, pues en la misma, no se salvaguardaron los derechos del quejoso a fin de que no fuera discriminado, no obstante que el juzgador debió buscar una respuesta en algún principio general de derecho que le permitiera resolver la pretensión del accionante."

Y de ahí la importancia de los principios en el neoconstitucionalismo. En opinión de Leonardo García Jaramillo; “las normas más importantes que contiene una Constitución son los principios, conspicuamente representados por los derechos fundamentales”.

En la compilación Los derechos humanos en la actividad jurisdiccional de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se menciona que el derecho al mínimo existencial o vital “en relación con”(sic) -así dice, debería decir; “con relación a”- la proporcionalidad de los tributos tiene su origen en el amparo en revisión 17802006 En este amparo, un trabajador alega que la liquidación como consecuencia de la terminación de una relación laboral no debería ser considerada como ingreso para efectos del impuesto sobre la renta. La Corte determinó que el trabajador debía pagar el impuesto porque el legislador no incurría “en violación alguna al principio de proporcionalidad al incluir en el concepto “ingreso” (…) a la indeminización por despido injustificado”. Bueno, la Corte también dijo que los gobernados no tienen la obligación de contribuir si no existe la relativa capacidad contributiva, pero en este caso el trabajador debía pagar.

El objeto del derecho al mínimo vital abarca todas las medidas positivas o negativas imprescindibles para evitar que la persona se vea inconstitucionalmente reducida en su valor intrínseco como ser humano por no contar con las condi­ciones materiales que le permitan llevar una existencia digna. Este derecho busca garantizar que la persona —centro del ordenamiento jurídico— no se convierta en instrumento de otros fines, objetivos, propósitos, bienes o intereses, por impor­tantes o valiosos que ellos sean."

Me parece que el derecho al mínimo vital quedó más claro en el ejemplo citado por Carbonell en el contexto de su conferencia; un individuo que se casa y divorcia en tres ocasiones y se le condena al pago de alimentos por el 90% de su salario. Este quejoso alega que no puede vivir con el 10% restante de su salario, por lo que se le otorga el amparo y protección de la justicia federal a este amoroso sujeto.

© Jorge Ikeda 2018