June 28, 2012

Remota itaque iustitia quid sunt regna nisi magna latrocinia? quia et latrocinia quid sunt nisi parva regna?

Hoy leí este tweet de @JulianLebaron:

El arbitrario poder de la SAT (aduana), se usa para criminalizar, extorcionar y robar a gente productiva."

Y aunque debería decir “extorsionar”, me recordó a San Agustín que cuestionaba; ¿sin la justicia qué serían en realidad los reinos sino bandas de ladrones? ¿y qué son las bandas de ladrones sino pequeños reinos? Alexy se pregunta qué es lo que distingue a un sistema jurídico de una banda de ladrones y llega a una conclusión distinta. Alexy clasifica dos órdenes sociales que no son sistemas jurídicos; los órdenes absurdos y los depredatorios o de bandidos.

Existe un orden absurdo cuando un grupo de individuos es gobernado de una manera tal que no son cognoscibles ni fines coherentes del o de los gobernantes ni tampoco los gobernados pueden perseguir permanentemente sus fines."

Alexy configura este orden como uno en el que domina un grupo de exaltados, los dominados no tienen ningún derecho y el grupo armado puede ejercer cualquier acto de violencia. Así como en las zonas dominadas por el narcotráfico, los dominados únicamente cumplen una orden por temor a la violencia.

El orden absurdo se convierte en un orden depredatorio o de asaltantes cuando los exaltados se transforman en bandidos organizados. Esto presupone, por lo menos, que se introduce una prohibición de violencia y una jerarquía de mandos entre los armados."

Alexy ejemplifica esta situación con un sistema de explotación en el que la banda de ladrones continuamente asesina a los dominados para extraer sus órganos y venderlos. Con el propósito de obtener el mayor beneficio, la banda de ladrones prohibe a los dominados el consumo de tabaco, alcohol y de toda actividad violenta. Según Alexy, esto tampoco es un orden jurídico. Cuando la banda de bandidos se preocupa por su legitimación, pasa de un orden depredatorio a un orden de dominación. Mantienen el sistema de explotación, pero ahora estos actos se llevan a cabo bajo una praxis reglada. Por lo menos en teoría, la praxis es correcta, pues “sirve un fin superior, es decir, el desarrollo del pueblo”. Y aunque suene extraño, se pueden mantener las muertes y los saqueos que sólo sirven a los intereses de los dominadores, pero son castigados si no se llevan a cabo de una manera determinada:

...por ejemplo, sobre la base de la decisión unánime de tres miembros del grupo de los dominadores y no son justificados públicamente a través del objetivo del desarrollo del pueblo."

¿Cuál es la diferencia entonces entre el orden depredatorio y el orden de dominación si en ambos imperan algunas reglas generales?

El punto decisivo es más bien que en la praxis del sistema de dominación está enraizada una pretensión de corrección que se hace valer frente a cualquiera. La pretensión de corrección es un elemento necesario del concepto de derecho."

© Jorge Ikeda 2018