July 13, 2012

La cultura de los derechos

Stephen Holmes y Cass R. Sunstein, autores de El costo de los derechos, se preguntan si se puede dar el derecho sin responsabilidad y encuentran la respuesta en la teoría política. Thomas Hobbes describió el “estado de naturaleza” en el que cada individuo es autónomo y defiende su derecho por la fuerza. Los derechos legales, en cambio, son de configuración artificial, pues “presuponen la existencia de ese artificio humano de la exigibilidad -el poder público- dedicado a impulsar la cooperación social y a inhibir los daños mutuos.” En esta situación, el poder de iniciar una demanda es grande y para evitar el abuso, los sistemas liberales no anulan el poder, sino que crean contrapesos; “por ejemplo, reglas que imponen penas económicas a las partes que plantean demandas insustanciales, frívolas o fraudulentas.” En el costo de los derechos, los autores toman en cuenta el costo de imponer sanciones a quienes transgreden los derechos. Los autores observan que en las sociedades donde los derechos son sistemáticamente violados, no se da la responsabilidad moral.

En tanto sistemas de incentivos que inducen un comportamiento autolimitante -y eso significa responsable- deberíamos asociar los derechos con un estilo regulatorio no de abstención total sino liberal, entendido como opuesto a autoritario."

Desde esta perspectiva, los autores definen los derechos no tanto como naturales o adquiridos, sino como “técnicas conscientemente diseñadas o desarrolladas históricamente para inducir un comportamiento sobrio, decente y de respeto mutuo”. Cuando viví en Japón, observaba que no había razones culturales para que los japoneses fueran más limpios u ordenados, sino que el sistema de sanciones funcionaba de tal forma que era extremadamente costoso no separar la basura, por ejemplo.

Los autores citan a Blackstone que cuando defendía la república procedimental dijo:

Si se permitiera a los individuos emplear la fuerza privada como remedio para los agravios privados, toda justicia social cesaría, los fuertes impondrían su ley a los débiles y todos los hombres regresarían al estado de naturaleza."

Y no puedo evitar comentar la situación en México donde la autoridad se excusa de investigar y sancionar hechos de violencia argumentando que se trata de un ajuste de cuentas entre bandas rivales -privata vindictam- que nos regresan al estado de naturaleza descrito por Hobbes.

La cultura de los derechos estimula a las personas a resolver sus conflictos jurídicamente, a buscar solución para su quejas por vías legales, sin recurrir a la violencia ni amenazas de violencia. Y esa es una contribución nada menor a la coexistencia social y a la cooperación pacífica."

© Jorge Ikeda 2018