December 31, 2012

¿Año nuevo, vida nueva?

(Publicado originalmente en Guayabitodice.com)

Comienza un nuevo año y una nueva administración para Cuernavaca. Desafortunadamente los estragos de la pasada administración no le permitirán tener un buen nuevo inicio a Jorge Morales Barud. La pésima administración tanto del exedil Manuel Martínez Garrigós como del sustituto Rogelio Sánchez Gatica mantienen a la comuna al borde del colapso financiero.

La deuda de $600 millones de pesos (en adeltante MDP) contratada con Banco del Bajío tiene un vencimiento a quince años y una tasa de interés variable que, de acuerdo con la situación actual, equivaldría al 18 por ciento anual (TIIE + 4 ptos. x 2) como $108 MDP anuales o $295 mil pesos diarios. En realidad es un poco más, como se trata de un interés compuesto, la deuda crece diariamente; el interés de un día se suma al capital y al otro día se paga intereses sobre el monto del día anterior. Este préstamo tiene comprometidos el 48 por ciento de las participaciones federales que por el ramo 28 recibiría Cuernavaca.

Un préstamo contratado con BBVA Bancomer hasta por $300 MDP que, por haberse desviado los recursos para un fin distinto al señado en el contrato, fue exigible inmediatamente y metió en problemas a más de un acreedor que ya se había cobrado “a lo chino” con ese dinero. Aun así tenía comprometidos el 27 por ciento de las participaciones federales.

Otro préstamo sin intereses -¿quién presta sin interés?- con una empresa denominada PADIMEX que supuestamente otorgó $53 millones de pesos en un contrato de comodato a título gratuito con una penalidad de $7 millones de pesos en caso de incumplimiento (¡ahí está el interés! ¿On’ta bebé? ¡Aquí toy!). De los cuales $5 millones de pesos se ocuparon para el pago de aguinaldos del año 2011 y $48 MDP fueron desviados en obras inexistentes (como el reencarpetamiento del boulevard Juárez).

El periódico oficial “Tierra y Libertad” del 18 de diciembre de 2012 da cuenta de la autorización de un nuevo empréstito por un monto de $100 MDP y un plazo de 20 años destinado al refinanciamiento de pasivos financieros con las Instituciones Bancarias: Mifel, HSBC, Banorte (Cadenas Productivas) y Banco del Bajío (Cadenas Productivas).

En el mismo decreto número 217 se menciona que gracias a “los buenos oficios” de la Tesorería Municipal y de la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento, se logró la reestructuración del crédito por $600 MDP “que mejora las condiciones de pago en cuanto a tasa de interés sin modificación del plazo original” (¿debemos estarles eternamente agradecidos por sus buenos oficios?). Si desde el principio hubieran aplicado sus “buenos oficios”, no se habría contratado este crédito usurero.

Eran tantos y tan graves los aprietos financieros que el 15 de octubre de 2012 el Gobierno del Estado de Morelos ”tuvo a bien adelantar participaciones por un monto de $50 MDP., mismos que fueron utilizados para solventar pagos urgentes”.

Y a pesar de que la danza de los millones pueda marear a varios, una cosa nos queda clara; ninguno de los culpables del descalabro financiero de Cuernavaca se encuentra tras las rejas.

© Jorge Ikeda 2018