January 7, 2013

Arte y revolución

Alguna ocasión, por un trámite administrativo que requería de la firma de un profesor, acudí a su cubículo y noté que tenía varios libros repetidos. Ello podía significar que los había comprado, luego olvidado que los había comprado y vuelto a comprar. A mi me pasó con un libro de Bobbio, pero hace poco estuvo a punto de ocurrirme de nuevo con el título Teoría del neoconstitucionalismo. Como las necesidades son infinitas y los recursos limitados, me dispuse a hacer un inventario de los libros con que cuento y encontré que la página de libros de Google te permite hacer esto. Cuando hojeaba y registraba el ISBN del libro Introducción a las doctrinas político económicas de Walter Montenegro, leí en la prédica de Mao Tse-tung de su librito rojo el siguiente párrafo:

Hacer la revolución no es ofrecer un banquete ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tarea tan elegante, tan tranquila y dedicada, tan apacible, amable, cortés, moderada y magnánima. Una revolución es una insurreciión, es un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra."

Y como si se tratara de un diálogo imaginario, ese mismo día leí en un billete de quinientos pesos (mexicanos) la respuesta de Diego Rivera:

Se ha dicho que la revolución no necesita al arte, pero que el arte necesita de la revolución eso no es cierto, la revolución sí necesita un arte revolucionario."

La vida es un viaje alucinante y quienes leen tienen la fortuna de ser acompañados por sus personajes.

© Jorge Ikeda 2018