March 4, 2013

¿Cuánto paga el Ayuntamiento de Cuernavaca por el jardín de eventos Baalbeck?

(Publicado originalmente en Guayabitodice.com)

RI047-2013-1024x768

En medio de la peor crisis financiera por la que podría pasar nuestra querida ciudad, al flamante presidente municipal se le ocurrió arrendar el jardín de eventos “Baalbeck” para hacer las veces de oficina presidencial. Dizque para atender dignamente a todos los guayabitos.

No pocos indignados se preguntaron cuánto vale ser atendidos dignamente. Tal vez ahora nos ofrezcan, en lugar de un vasito con agua, una copa de “Dom Pérignon”. Así que el 8 de enero del año en curso se presentó la solicitud de información pública con número de folio 00004613 mediante la cual se le requirió al Ayuntamiento de Cuernavaca, una copia del acta de cabildo en la que se autorizaba al presidente municipal a arrendar dicho inmueble para ser utilizado como oficinas, así como una copia de contrato de arrendamiento y/o compraventa celebrado entre el Ayuntamiento de Cuernavaca y el poseedor o propietario del jardín “Baalbeck”.

Toda vez que no había sido localizada la información requerida por el solicitante, la licenciada Maria Cristina Rios Meraza, Secretaria del Ayuntamiento de Cuernavaca, solicitó la prórroga prevista en el artículo 82 de la Ley de Información Pública, Estadística y Protección de Datos del Estado de Morelos.

¿Dónde la estará buscando?

El 7 de febrero del 2013, la Unidad de Información Pública del Ayuntamiento de Cuernavaca, en respuesta terminal a la solicitud de información de mérito informa, que en relación al acta de cabildo en la que se aprobó la renta del salón (o jardín) de eventos Baalbeck para servir como oficinas del presidente municipal: “No existe el acta de cabildo en los términos solicitados”. Por cuanto al contrato de arrendamiento y/o compraventa del mismo salón “Baalbeck” destinado al servir como oficinas del presidente municipal: “no existe”. ¡Si la pregunta no versaba sobre la existencia de Dios o del diablo!

Deberíamos entregarle las llaves de la ciudad a aquel ciudadano propietario o poseedor del “Baalceck” que tuvo a bien otorgarlo en comodato a título gratuito al Municipio, sin documento de por medio, y con la sola palabra del presidente municipal; ¡eso es tener palabra!

La fracción IX del artículo 41 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Morelos faculta al presidente municipal para celebrar, a nombre del Municipio, por acuerdo del Ayuntamiento, todos los actos y contratos necesarios para el funcionamiento de la administración municipal, con facultades de un apoderado legal. Y la fracción I del artículo 3 de la Ley General de Documentación para el Estado de Morelos determina en su inciso a) que por documento de interés público se entiende “Toda representación material que se genere como consecuencia de un hecho o de un acto de los Poderes del Estado, sus dependencias y entidades, así como de los Municipios, en ejercicio de las atribuciones que la Ley les confiere”. De tal forma que si el presidente municipal contrató el lugar denominado “Baalbeck” en ejercicio de las facultades que la ley le otorga y si quedó constancia de dicha contratación, entonces ese contrato es un documento de interés público al que puede acceder cualquier ciudadano simplemente para enterarse de la buena gestión de nuestros gobernantes.

La misma ley, en su artículo 14 señala que los documentos de interés público, como el contrato requerido, podrán ser consultados por quien lo solicite, en las unidades documentales dispuestas para ese fin. ¿Y luego?

Supongamos que el jardín “Baalbeck” se prestó o arrendó en un pacto secreto, un pacto de caballeros, ¿a quién pertenece ese acuerdo? El artículo 5 de la Ley General de Documentación para el Estado de Morelos establece que los documentos generados por los servidores públicos en el desempeño de su función, cargo o comisión forman parte del patrimonio documental del Estado. Y el artículo 6 de la ley mencionada anteriormente dice que estos documentos deben registrarse en las unidades documentales correspondientes.

Nadie sabe y nadie supo dónde quedó el documento. La falta de transparencia en el Ayuntamiento de Cuernavaca sólo proyecta una enorme sombra de corrupción. Nos queda claro que el Municipio está fuera de la norma y además, sus funcionarios no tienen empacho en reconocerlo. ¿Cuál es la sanción para estos funcionarios públicos que actúan de tan desconsiderada forma? El artículo 44 de la ley en comento señala que: “los servidores públicos que contravengan esta Ley y los reglamentos que de ella se deriven, independientemente de la aplicación de los ordenamientos legales a que haya lugar, se harán acreedores según la gravedad de la falta a las siguientes sanciones administrativas:

I.- Amonestación.

II.- Suspensión temporal del empleo.

III.- Cese del empleo.”

¿Quién sanciona al presidente municipal?

© Jorge Ikeda 2018