March 7, 2013

Otras consideraciones sobre la mayoría

En una entrada anterior al blog, comentaba que parecía que Bayón llegaba a la misma conclusión que Bobbio, nada más equivocado. En “Problemas de fundamentación del constitucionalismo”, el autor ataca varias de las ficciones que se han formado al rededor del constitucionalismo.

Una teoría que insista en que la mayoría es sistemáticamente una amenaza para los derechos no deja muy claro de quien espera, entonces, la aprobación de constituciones que reconozcan los derechos de los más débiles; y además, se incapacita a sí misma para explicar cómo han existido mayorías que han limitado su propio poder de esa manera."

Bayón parte del supuesto de que las mayorías no siempre buscan el interés propio, sino que pueden también actuar “por razones de principio que sean expresión de diferentes concepciones de lo justo”. Esto es que no hay razones para pensar que la mayoría siempre va a ser hostil a los derechos de la minoría, ni que los jueces constitucionales tendrán un carácter contramayoritario, si se toma en cuenta que en el largo plazo “tienden a alinearse con el punto de vista de aquélla.”

Es ingenuo pensar que su posición les aísla totalmente de cualquier forma de presión política, o que carecen por completo de incentivos, en términos de interés personal, que pedan condicionar de algún modo el sentido de sus decisiones."

Bayón también argumenta en contra de quienes creen que el momento del constituyente es superior o distinto al momento de crear las leyes.

A veces se intenta explicarlo insistiendo en que hay una diferencia cualitativa entre los momentos constituyentes y los de política ordinaria, que supuestamente haría que las motivaciones de la mayoría variaran sistemáticamente de un caso a otro."

El argumento que Bayón utiliza para darle al traste a las construcciones del constitucionalismo, ya se lo había escuchado a Hobbes; el hombre no siempre es el lobo del hombre, ni tampoco actúa siempre de forma cooperativa.

Nada impide que las decisiones constituyentes sean estrictamente interesadas, ni tampoco que las de política ordinaria se basen en genuinas razones de principio que sean expresiones de una concepción de lo justo: sencillamente, en cualquiera de los dos momentos es posible que las motivaciones de la mayoría sean de uno u otro tipo."

Entiendo que el planteamiento de Bayón sea totalmente realista, pero me parece que tampoco se plantea la posibilidad contemplada por Adam Smith, en el sentido de que los individuos al buscar el interés personal logren inconscientemente el bien común.

© Jorge Ikeda 2018