November 17, 2013

Pensamiento y lenguaje

Algunas veces he leído a los adolescentes en las redes sociales que dicen tener tanto adentro pero que carecen de las palabras para expresarlo. Me imagino que deben estar llenos de vísceras, porque si no tienen el lenguaje para expresar el pensamiento, entonces no tienen nada. En la tesis sobre Marx, la ideología alemana y los manuscritos económico filosóficos del 44, el autor Josafat retoma un debate del Quinto Simposio Internacional de Filosofía del año 1992, entre la tesis de Donald Davidson sobre la preeminencia del pensamiento sobre el lenguaje y la tesis de Mauricio Beuchot. Para este último, el lenguaje y el pensamiento se determinan mutuamente. Sostener la preeminencia del pensamiento sobre el lenguaje implicaría que puede existir el pensamiento sin el lenguaje, o como dicen los adolescentes, tener pensamientos muy valiosos y no, el lenguaje para expresarlos. Para Beuchot, no se puede explicar el pensamiento sin el lenguaje y viceversa, ninguno tendría prioridad sobre el otro. La tesis de Davidson lleva a la conclusión de que el lenguaje distorsiona la realidad, pero ello llevaría implícita la idea de que el lenguaje requiere del pensamiento. La tesis de Davidson también sostiene que la mente, sin el lenguaje, podría captar el mundo sin distorsión. Beuchot cita a Aristóteles para quien el lenguaje es el reflejo de la realidad sin distorsionarla. El lenguaje, sostiene Beuchot, es reflejo de la realidad pensada, no de la realidad misma, por lo que no puede ser distorsionada. Para Davidson, lo central es la cuestión de la interpretación en la acción comunicativa. El lenguaje estaría subordinado al pensamiento porque con el lenguaje se hacen distinciones en los pensamientos y sólo mediante él podemos conocer las proposiciones dadas por el pensamiento. Todo pensamiento está dado por proposiciones, y dichas proposiciones están determinadas a su vez por el pensamiento en la estructura del lenguaje. Es decir, el lenguaje producto del pensamiento, sería un pensamiento mismo, o así lo entiendo yo. Esto es un absurdo que ya había señalado en esta entrada al blog. Si el lenguaje es el continente y el pensamiento el contenido, el contenido no puede ser más grande que el continente ni pueden ser la misma cosa. Es la conclusión a la que llegaba Gorgias respecto al ser y el infinito.

© Jorge Ikeda 2018