May 6, 2014

Otro artículo sobre literatura bítica

En la obra Crisis y reconstrucción de la filosofía, Mario Bunge se pronuncia a favor de las revistas científicas que son sometidas al proceso de revisión por pares por encima de lo que se puede encontrar en internet, donde no es fácil distinguir lo verdadero de lo falso. Sin embargo, el modelo de la revisión por pares entró en crisis cuando prestigiosas revistas científicas aprobaron textos generados por programas de cómputo. Este artículo del diario The Guardian explica cómo tres egresados del MIT crearon un programa de cómputo para escribir un galimatías incomprensible, luego lo presentaron como un trabajo académico y éste fue aprobado para su presentación en un una conferencia. Los autores hicieron público el código de su programa SCIgen para que cualquiera pudiera recrear la experiencia. La revista Nature reportó que el científico francés Cyril Labbé de la Universidad Joseph Fourier en Grenoble sometió varios de estos supuestos trabajos académicos al proceso de revisión por pares y más de 30 fueron aceptados para ser presentados en una conferencia. Dieciséis fueron publicados por Springer, en Alemania, y más de 100, por el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) en los Estados Unidos. Mario Bunge opina que la computadora es incapaz de evaluar proyectos de investigación, pero tal parece que el hombre tampoco es capaz de hacerlo. Mario Bunge argumenta que para una computadora lo mismo da un sentido de una oración que otra siempre y cuando se respete la sintaxis.

Para un procesador de texto, los proverbiales titulares «Perro muerde a hombre» y «Hombre muerde a perro» poseen el mismo valor (la misma cantidad de información), dado que poseen igual número de bits.

Ello me recuerda lo que le ocurrió al primo de una amigo que estaba molesto con un alcalde e ideó un programa para transcribir las noticias sobre dicho personaje. Cada vez que aparecía una noticia, el programa sustituía la palabra “alcalde” por “pendejo”. Al principio era bastante entretenido ver como el “pendejo” decía o hacía tal o cual cosa, hasta que fue al funeral de otro “pendejo” que había sido asesinado. Dejó de ser chistoso el programa de cómputo que parodiaba al alcalde. Según la misma revista Nature, Labbé desarrolló un método para detectar los textos generados por el programa SCIgen que aleatoriamente combina oraciones de otros trabajos académicos para producir estos artículos científicos. A mi se me ocurre un método más sencillo, pero laborioso: leer y tratar de entender los textos. Esta reflexión nos lleva a plantear la pregunta sobre hasta dónde se puede desarrollar la tecnología para redactar textos o noticias que tengan sentido. Este artículo de la revista Wired explica cómo la compañía Narrative Science desarrolla algoritmos que generan noticias sobre las ligas infantiles de béisbol (Little Leaguer) con la información que recopilan de una aplicación en los teléfonos móviles de los padres. Los interesados (los abuelos, por ejemplo) pueden tener todo el resumen del juego mucho antes de lo que la ESPN se tarda en producir el resumen de un juego, pero sin reporteros de por medio.

© Jorge Ikeda 2018