June 9, 2014

National History Bee

Por cuarto año consecutivo se lleva a cabo el National History Bee en la ciudad de Atlanta, Georgia. Es impresionante la cantidad de familias que se desplazan desde distintas partes de los Estados Unidos para apoyar a sus hijos. Eso sólo denota la preocupación que tienen por la educación. Era la primera vez que mi hijo participaba. Su maestra lo inscribió en la competencia y sorprendentemente se ganó su lugar en las rondas regionales. Los niños que participan en la final nacional conocen las reglas de antemano, para mi todo era nuevo. El moderador hace una pregunta, los chicos tienen un botón y lo presionan para contestar. Pueden interrumpir al moderador para contestar; pero si lo hacen incorrectamente, les cuenta. A la cuarta vez, están descalificados. Los niños pueden protestar cuando crean que una respuesta es correcta y haya sido calificada de incorrecta , pero no vi a ningún niño haciéndolo. La experiencia confirmó el presentimiento de que los estadounidenses están viéndose el ombligo. Los niños son capaces de contestar preguntas sobre los más ínfimos detalles de la vida y obra de las figuras históricas nacionales, pero no saben quién fue Pinochet o qué es la E.T.A. Mi hijo no contestó las preguntas sobre México, por ejemplo; la de la batalla del 5 de mayo o la del General John J. Pershing quien fuera enviado a México en la expedición punitiva para capturar a Pancho Villa y, en su caso, enjuiciarlo por la invasión a Columbus. Pershing no lo encontró por ningún lado. Para ser justo, yo tampoco hubiera podido contestar muchas de las preguntas que él contestó correctamente. Si su papá hubiera participado, sólo lograría cinco o seis aciertos de treinta preguntas. Había niños que al lograr 8 aciertos se levantaban de su lugar porque ya habían alcanzado la meta. El público aplaudía respetuosamente como si se tratara de un match point en un juego de tenis. Como se iban alternando las rondas de participación, a mi hijo le tocaba descansar un ronda. Decidimos escurrirnos para escuchar las preguntas en la ronda que descansaba. El moderador preguntó sobre un tratado de anatomía y mi hijo rápidamente me dijo al oído la respuesta: Gray´s Anatomy. Estuve a punto de reprimirlo diciéndole que no fuera ignorante, que eso era un programa de televisión. Ante la falta de respuesta de los concursantes el moderador dijo la respuesta; mi hijo estaba en lo correcto y el ignorante fue el papá que se la pasa viendo televisión. Con tristeza pienso que en México no se podría llevar a cabo una competencia similar. Nuestra historia es más fantasiosa que verídica, o así lo es la historia oficial; está llena de lugares comunes. Que si el padre de la patria es Hidalgo, cuando debería ser Morelos. Que si el inexistente Pípila incendió la puerta de la alhóndiga, cuando en realidad, como cuenta Fray Servando, Hidalgo no quería atacar la alhóndiga porque estaba su amigo adentro. Que los niños héroes salvaron la bandera, cuando fueron acribillados y la bandera de las barras y las estrellas ondeó durante nueve meses en el zócalo de la ciudad. Los niños podrían protestar válidamente todas las respuestas.

© Jorge Ikeda 2018