September 9, 2014

Art.87 párrafo 13 de la Ley General de Partidos Políticos

El comunicado número 7162 de comunicación social de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados daba cuenta de la molestia del Partido Acción Nacional por la contra reforma que impulsaban el PRI, PRD, PVEM, PT y MC en el tema de las coaliciones y la repartición de los votos coaligados. Este tema orilló al PAN a levantarse de la mesa de discusión de la reforma energética y esta actitud propició que la contra reforma se congelara en la Cámara de Senadores. Bueno, pues ayer el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación echó por tierra el párrafo 13 del artículo 87 de la Ley General de Partidos Políticos. Dicho párrafo establece que en “los votos en los que se hubiesen marcado más de una opción de los partidos coaligados, serán considerados válidos para el candidato postulado, contarán como un solo voto y sin que puedan ser tomados en cuenta para la asignación de representación proporcional u otras prerrogativas.” La Corte consideró que esta prohibición incidía negativamente en la representación proporcional y se limitaba el efecto del voto del ciudadano, ya que unos contarían plenamente y otros por mitad, y para la Corte todos los votos son iguales. Los secretarios que realizaron el estudio le pasaron una hojita a la ministra Luna Ramos que leyó en la sesión:

Se advierte que, aun cuando las coaliciones respecto de órganos legislativos sólo se encuentran previstas para elecciones de senadores y diputados de mayoría relativa federales y locales, el voto de los electores cuenta tanto para estos efectos en cuanto al candidato postulado por la coalición como para la asignación de curules por el principio de representación proporcional, lo cual obedece al carácter único e indivisible del sufragio.

El ministro Ortiz Mena argumentó que dicha regulación iba en contra del principio de equidad:

Desde mi perspectiva, el legislador reguló las coaliciones de una forma incompatible con dicho principio de equidad, al cancelar la posibilidad de que los partidos coaligados obtengan el cómputo de los votos otorgados en común, como coalición, al final del proceso cuando ya han llevado a cabo una campaña de coalición para las elecciones de representación proporcional, pero sí permitiendo el cómputo de esa votación para la elección de candidatos por el principio de mayoría relativa, genera un esquema que impacta desproporcionalmente de manera desfavorable a una clase bien identificada de esos partidos coaligados, los que tengan la menor representación.

Y dentro de esta discusión de los principios constitucionales, también mencionó el de seguridad jurídica y afirmó:

Adicionalmente, como una segunda razón de inconstitucionalidad, considero que la norma impugnada es irregular por poner en entredicho el principio de seguridad jurídica, pues establece que un mismo voto sea parte válido y en otra nulo, lo que, desde mi perspectiva, genera incertidumbre, pues se trata de una misma voluntad de la persona unitaria que artificialmente se declara válida para la asignación de representación por mayoría simple y no para la asignación de representación proporcional.

Otra consideración interesante que hizo la ministra Luna Ramos fue que para determinar la votación válida emitida, el legislador fue omiso al no considerar en la fórmula a los votos coaligados.

En este sentido, el legislador no puede prever condicionantes adicionales a las que establecen en la Constitución para la asignación de representación proporcional, so pena de afectar la integración de las Cámaras del Congreso de la Unión y distorsionar la voluntad del elector, por tanto, resulta injustificado que el artículo 87, párrafo 13, de la Ley General de Partidos Políticos, determinen no tomar en cuenta los votos válidos emitidos a favor de dos o más partidos coaligados, marcados en las boletas electorales para efectos de asignación de representación proporcional, pues esto implicaría que la conformación de las Cámaras no reflejara realmente la voluntad de los electores manifestada en las urnas, incidiendo negativamente en aspectos de representatividad al inferior del órgano legislativo.

Entonces surge una pregunta; ¿cómo se contarán esos votos? La propuesta de la ministra Luna Ramos fue en el sentido de que contaran por partes iguales que era el sentido de la contra reforma de los partidos políticos. Si el elector marca dos casillas, contará por mitad. Si marca tres, por tercios. Y así.

El hecho de que se declare la invalidez de este artículo, queda sujeto a la interpretación de cómo se llevaría a cabo la distribución de los votos, pero debo de mencionar que en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en el artículo 311 —si no mal recuerdo— ahí viene también otra interpretación donde se dice que estos votos se asignarán por partes iguales a cada uno de los partidos que se encuentren tachados, o sea, un solo voto, pero asignados por partes iguales a cada partido. Esta es una interpretación que no está sujeta a discusión, de alguna manera está establecido en un artículo distinto, pero está dentro de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales.

© Jorge Ikeda 2018