December 3, 2014

La sinrazón de la violencia y el circo mediático

La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y los actos vandálicos durante las manifestaciones por la misma desaparición tienen un común denominador que es la omisión del Estado. Locke justifica la existencia del Estado en la protección de la vida, la propiedad y la libertad de los ciudadanos. Y existe la presunción de que la vida de los normalistas no fue respetada como tampoco lo fue la propiedad de las empresas afectadas por los actos vandálicos. Fernando Dworak ha escrito un brillante artículo sobre los discursos (o teorías) de la desestabilización y cita un mini Manual en el que su autor; Marighella (1911-1969), recomienda buscar la cara represiva del Estado para lograr la simpatía del público. Aunque suena bastante lógico, tiene varios supuestos; 1) que los vándalos saben leer, 2) que conocen de la existencia del mini Manual y 3) que han leído dicho documento. De otra manera, sólo sirve para justificar lo injustificable; el Estado no actúa en contra de los vándalos porque ese es precisamente el objetivo de estos actos. Si la violencia fuera el objetivo, ¿no debería el Estado reprimir la violencia? Sentados cómodamente en un sillón frente al televisor observamos en vivo y a todo color los desmanes de los vándalos mientras el locutor critica la falta de acción del Estado. Los medios de comunicación preparan enlaces remotos, los periodistas usan cascos con la leyenda “Prensa” y visten como si fueran a cubrir un acto de guerra. Y los vándalos cumplen al pie de la letra el libreto de los actos vandálicos. ¡Qué fiasco cuando prometieron violencia si Brasil era eliminado de la Copa Mundial y nada ocurrió! ¿Son los medios de comunicación quienes promueven la violencia? ¿Es el Estado con su inacción el que promueve la violencia? ¿O el público impaciente que espera el circo mediático? Para la Presidencia de la República, son los primeros. La declaración del Presidente de la República no deja lugar a dudas: “…otro tema que quiero abordar y del que soy sensible y no sé si esté vinculado a esto que pareciera un afán orquestado para desestabilizar y por oponerse a un proyecto de nación; en días recientes y justamente cuando emprendía la gira de trabajo, surgieron señalamientos sobre la propiedad de mi esposa”. Tanto la teoría de la desestabilización como la teoría de la conspiración del Presidente de la República pecan de soberbia, pues asumen la existencia de algo que causa u origina la desestabilización. En el primer caso, presupone la existencia de la inteligencia en los vándalos. Que la violencia no es el fin, sino un medio para alcanzar un fin ulterior. En el segundo, la existencia de “un afán” que busca descarrilar el proyecto de Nación que diligentemente el Presidente encabeza. Lo único que el escándalo de las propiedades de la esposa del Presidente de la República descarriló, fue la licitación del tren de alta velocidad a Querétaro. No hay rendición de cuentas, pero qué tal el espectáculo. Los medios de comunicación cumplieron sobradamente con la promesa de circo. En el artículo titulado “Si cede la Ley” publicado en México por la revista Nexos, Norberto Bobbio justifica el papel del Estado como instrumento de represión.

“Para una ética de la no violencia, el estado, cualquier estado, es moralmente condenable: justamente en esta necesidad del uso de la violencia reside la imposible, aunque varias veces intentada, resolución de la política en la moral. “

El único modo de evitar la violencia, según Bobbio, es concentrarla. Los hombres han escogido este medio distinguiendo entre violencia privada, la de los vándalos, de la violencia lícita, la del Estado. Es la forma de evitar la guerra de todos contra todos, pero de nueva cuenta hace falta algo moralmente reprobable: que el Estado reprima la violencia con violencia.

© Jorge Ikeda 2018