December 15, 2014

La reconstrucción del tejido social

En una reciente reunión del Consejo de Investigación de la Universidad La Salle Cuernavaca, A.C., Jean Robert destacó la importancia de distinguir entre teorema y axioma. Un teorema es una proposición que afirma una verdad demostrable. Mientras que un axioma es una proposición que se considera evidente y se acepta sin requerir demostración previa. Cuando nuestros iluminados líderes hablan de la reconstrucción del tejido social siempre me he cuestionado si ese tejido se hará con punto de cruz o con tru-tru. ¿Será el concepto de tejido social un teorema o un axioma? Pienso que un axioma, pues quienes hablan de tejido social no se han dado a la tarea de verificar la veracidad de su afirmación. Afortunadamente Google cuenta con una herramienta que permite analizar el uso de estos conceptos en los libros de su biblioteca.

Captura de pantalla 2014-12-15 a las 16.17.58

Como la gráfica lo demuestra, antes de 1960 no se usó el concepto de tejido social, de hecho, en las décadas de los años sesentas y setentas se usa muy poco y a partir de 1980 se uso se vuelve exponencial. ¿Qué sucede con el concepto de cohesión social? Captura de pantalla 2014-12-15 a las 16.18.24 El concepto de cohesión social se usa desde 1880 y a partir de los años ochentas del siguiente siglo su uso también se vuelve exponencial. Pero qué quiere decir uno y otro concepto. Una búsqueda en Google books da como resultado el uso del concepto tejido social en la obra Reconstruir el tejido social: un enfoque crítico de la ayuda humanitaria de Carlos Martín Beristain. La segunda obra que aparece se titula Urdiendo el tejido social de Eva Fischer. Y el tercer título no pudo ser más apropiado: La importancia de hablar mierda o los hilos invisibles del tejido social de Nicolás Buenaventura (es una pena que esta obra no tenga vista previa). En la primer obra, el autor no explica lo que quiere decir con reconstrucción del tejido social, asume que todo mundo entiende a lo que se refiere por lo que supone una verdad evidente. En la segunda obra, para la autora, tejido social y red social son la misma cosa; “el tejido es estudiado en una trama que él mismo permite entender”. Si el mismo concepto permite entender de lo que se está hablando, entonces es una verdad evidente. La tercer obra no tiene vista previa, pero aún sin conocerla, por el escatológico título, le otorgamos la categoría de tautología. No sucede lo mismo con el concepto de cohesión social, del cual la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se propuso definir y por ello entiende: “la dialéctica entre los mecanismos instituidos de exclusión/inclusión social y las respuestas, percepciones y disposiciones frente al modo en que estos (mecanismos) operan”. El resumen del texto “Cohesión social: inclusión y sentido de pertenencia en América Latina y el Caribe” dice:

“Presentación En América Latina y el Caribe el concepto de cohesión social surge ante la necesidad de encarar pertinaces problemas que, pese a algunos avances logrados en los últimos años, aún perduran: altos índices de pobreza e indigencia; la extrema desigualdad que nos caracteriza; diversas formas de discriminación y de exclusión social que se remonta a un lejano pasado.”

De tal forma que antes de que la CEPAL incluyera los temas de inclusión y exclusión social en el concepto de cohesión social, se entendía que este concepto hacía referencia o daba la idea del pegamento que mantiene unida a una sociedad en un momento histórico determinado. Por la CEPAL se supo que no todos estaban unidos por este pegamento y que había grupos que eran excluidos de la sociedad. ¿Y qué diablos querrá decir el concepto de tejido social? ¿No es lo mismo que la cohesión social? En el sitio de internet TED.com hay una conferencia de Dave Troy que trata el tema de “Social maps that reveal a city’s intersections — and separations” y a lo que comúnmente los políticos se refieren cuando hablan de tejido social. Este autor define tejido social como ciudad. Y dice que una ciudad no la conforman las calles y los edificios, sino el conjunto de relaciones de las personas que viven en ella. Si se define de esta manera el tejido social, como el conjunto de relaciones que existen en una ciudad, puede resultar que en un pequeño pueblo -donde todo mundo se conoce- exista un rico tejido social. Mientras que en las grandes urbes, en las que impera el anonimato, no exista tal tejido social. Cuando nuestros amados líderes dicen que hay que reconstruir el tejido social puede significar dos cosas; o convertirse en pueblerino o volver a la sociedad sociable, lo que no deja de ser un sinsentido.

© Jorge Ikeda 2018