January 22, 2015

El Estado de derecho necesario e imposible

En una entrada anterior al blog, decía que Roberto Unger había llegado a la conclusión de que el Estado de derecho o la rule of law era a la vez necesaria e imposible. Esto es así, porque desde la perspectiva de la corriente denominada “Critical Legal Studies” (en adelante CLS) existe una contradicción. Andrew Altaman, citado por Ernesto Garzón Valdés en el texto “Instituciones suicidas”, resume la tesis de la CLS en tres ideas:

La primera de ellas se refiere al proceso mediante el cual las reglas jurídicas son dictadas: no existe ningún proceso que pueda satisfacer la exigencia de la moral política liberal en el sentido de contar con un procedimiento neutral de legislación. La segunda se refiere al procedimiento a través del cual las normas jurídicas son interpretadas: no existe ningún procedimiento que satisfaga el requisito de neutralidad. La primera antinomia puede ser llamada la «antinomia de la legislación»: la segunda, la «antinomia de reglas y valores).

La teoría liberal y la sociedad liberal son posibles por el relativismo moral, Ernesto Garzón Valdés lo atribuye a la subjetividad de los valores. Esto genera un problema de orden o de carencia de orden; al no ser los valores objetivos cómo se crea un orden sin valores en común. El hecho de que ciertos valores sean ampliamente compartidos en la sociedad es un hecho accidental. Y cualquier imposición, ya sea como producto del proceso legislativo o de un proceso o procedimiento judicial, termina siendo un acto autoritario para quienes no comparten esos valores.

La rule of law, es decir, la solución liberal para asegurar la paz en una sociedad pluralista tiene que tener necesariamente un carácter autoritario para quienes no comparten los valores expresados en aquélla. Dado el carácter subjetivo de la concepción liberal de los valores, ella misma tiene que admitir que no puede haber una solución valorativamente neutra.

© Jorge Ikeda 2018