April 25, 2018

Las mentiras del peje

Hace unos días escuché en la radio que el peje utilizaba la misma estrategia de Donald Trump, pero no pude escuchar el porqué. Fernando Dworak ha escrito que cuando el peje dice un disparate y la declaración es utilizada por sus opositores, se afirma que es una edición malintecionada. Después se espera que los académicos hagan las justificaciones pertinentes, para finalmente, lanzar una contraofensiva en las redes sociales apoyada en un uso tendencioso del lenguaje; “no apoyo al peje, pero…”, “soy apartidista, pero…”, etcétera.
Cuando Donald Trump decía una mentira, descalificaba a los medios de comunicación que lo contradecían, los llamaba “fake news” y luego contraatacaba en las redes sociales con miles de noticias falsas y en el mundo de la desinformación los votantes no sabían cuál era la verdad y cuál, la mentira.
Supuestamente #Verificado2018 nació con el fin de combatir las noticias falsas, “enfrentar estas noticias malintencionadas o imprecisas y desmentirlas con información rigurosa y confirmada”. Después del primer debate de la elección presidencial, @Verificado2018 salió a los medios de comunicación a decir que una vez revisadas las cifras, los secuestros habían bajado en el DF por lo que la cifra de Anaya era falsa. Etcétera publicó una nota titulada “Ricardo Anaya corrige a Verificado 2018 y éste acepta su error” en la que da cuenta que efectivamente las cifras de Anaya eran correctas, pero no estaban de acuerdo con su comparación. Sin embargo, la nota de @Verificado2018 que acusaba a Ricardo Anaya de mentiroso fue reproducida miles de veces.
López Obrador ha acusado al periódico Reforma de ser alumnos de Joseph Goebbels, de repetir una mentira hasta que se vuelva verdad. Falsa modestia de Andrés Manuel, pues según el mismo Fernando Dworak, el peje es el mejor discípulo de Goebbels. Andrés Manuel se describió como terco, necio y obcecado en el combate a la corrupción, todas ellas características negativas en cualquier persona, pero como hicieron los nazis que volvieron el término fanático en una virtud, convirtió los insultos en virtudes a través de un uso mañoso del lenguaje.
Después del debate, el peje afirmó que le hubiera gustado contestar a las mentiras, pero no lo hizo. Se ciñó al guion, no contestó los ataques y repitió las mentiras de siempre; “gobernaré con honestidad”, “acabaré con la corrupción”, “las escaleras de barren de arriba a abajo”, y un largo etcétera.
Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña del peje, contestó con más mentiras los ataques que su jefe no pudo atajar en el debate. En un tuit afirmó que en 1988 Andrés Manuel no pertenecía al PRI y que estaba con el Frente Democrático Nacional. Cecilia Soto, excandidata presidencial, señala en otro tuit que las elecciones en Tabasco en ese año fueron en noviembre, por lo que cuando se realizó el ‘mega fraude’ Andrés Manuel seguía en el PRI. Mientras escribo estas líneas, las mentiras de Tatiana Clouthier se reproducen miles de veces en las redes sociales, es la misma estrategia de desinformación de Donald Trump.

© Jorge Ikeda 2018