November 14, 2018

La semilla de la destrucción

Norberto Bobbio dijo que la democracia lleva en sí misma la semilla de su destrucción, los nazis, por ejemplo, llegaron al poder a través de las urnas. Mario Vargas Llosa, en su obra La llamada de la tribu, cita a Jean-Francois Revel quien, en el contexto de la guerra fría, tiene un argumento parecido al de Bobbio. En el diagnóstico que hacía Revel, la URSS iba ganando la guerra a Occidente, pues se aprovechaba de las libertades que en estas democracias existía para atacarlas.

“La tesis del libro era que el comunismo soviético había ganado prácticamente la guerra al Occidente democrático, destruyéndolo psicológica y moralmente, mediante la infiltración de bacterias nocivas que, luego de paralizarlo, precipitarían su caída como una fruta madura.”

El diagnóstico de Revel era desalentador, en su opinión la democracia perecería.

“El problema que planteaba Revel en ese libro parecía casi insoluble. La única manera en que la democracia podría conjurar el peligro que señalaba sería renunciando a aquello que la hace preferible a un sistema totalitario: el derecho a la crítica, la fiscalización del poder, el pluralismo, ser una sociedad abierta. Es porque en ella hay libertad de prensa, lucha política, elecciones, contestación, que sus enemigos pueden “infiltrarla” con facilidad, manipular su información, instrumentalizar a sus intelectuales y políticos. Pero si para evitar ese riesgo, una democracia robustece al poder y los sistemas de control, sus enemigos también ganaban, imponiéndole sus métodos y sus costumbres.”

La URSS utilizaba la estrategia de la desinformación, tan era así que los propios ciudadanos salían a protestar en las ciudades estadounidenses contra la intervención yanqui en El Salvador. Todo esto viene a colación porque es la misma estrategia que utiliza López Obrador en México. Ante una metedura de pata como lo fue la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) argumenta que ahí había corrupción, en lo general, sin especificar ningún caso en lo singular. A la vez, asegura que las mismas empresas que participaron en la corrupción del NAIM, participarán en la construcción de su proyecto sin estudios del aeropuerto de Santa Lucía. En otras ocasiones lo hace con evidentes mentiras que a todas luces buscan confundir a la opinión pública y, en la era de la post-verdad, a río revuelto ganancia de pescadores.

© Jorge Ikeda 2018