January 27, 2019

Harari opina que se puede hackear el cerebro

Para Yuval Noah Harari el libre albedrío es un mito. Es un mito que el liberalismo heredó, según Harari, de la teología cristiana. Sin el libre albedrío, Dios no podría castigar o recompensar a los hombres. El libre albedrío es un supuesto de la libertad. En un artículo titulado “Los cerebros hackeados votan” y publicado por el diario El País, Harari argumenta que el hombre no es realmente libre, aunque puede decidir qué comer, con quién casarse o por quién votar, esas decisiones están determinadas por los genes, la bioquímica, el sexo, el origen familiar, etcétera.
De acuerdo con Harari, quienes creen en el libre albedrío son los cerebros más fáciles de hackear. Para hackearlos hace falta conocimientos sobre biología, muchos datos y gran capacidad informática. Para el autor, los gobiernos cuentan con todo lo necesario y cuando logren piratearlos, no sólo podrán predecir las decisiones sino determinar los sentimientos.
El método actualmente empleado es pulsar los botones del miedo, el odio o la codicia. Este método se emplea para vendernos políticos e ideologías.

“El liberalismo ha desarrollado un impresionante arsenal de argumentos e instituciones para defender las libertades individuales contra ataques externos de Gobiernos represores y religiones intolerantes, pero no está preparado para una situación en la que la libertad individual se socava desde dentro y en la que, de hecho, los conceptos “libertad” e “individual” ya no tienen mucho sentido. Para sobrevivir y prosperar en el siglo XXI, necesitamos dejar atrás la ingenua visión de los seres humanos como individuos libres —una concepción herencia a partes iguales de la teología cristiana y de la Ilustración— y aceptar lo que, en realidad, somos los seres humanos: unos animales pirateables. Necesitamos conocernos mejor a nosotros mismos.”

© Jorge Ikeda 2019