September 3, 2019

Plagio de El Universal

IMG_6533//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Cuando uno copia y pega cualquier cosa del diario El Universal, sale una leyenda que dice:

“Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo; este material cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda expresamente prohibido la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa autorización por escrito de EL UNIVERSAL, Compañía Periodística Nacional S. A. de C. V. Si deseas hacer uso de ellos te invitamos a visitar nuestra tienda en línea: http://tienda.agenciaeluniversal.mx, o bien, puedes comunicarte con nosotros para cualquier duda, comentario o sugerencia al teléfono: 57091313 Ext. 2406 y 2425 de lunes a viernes en horarios de oficina. Si deseas suscribete en nuestra versión impresa o digital, puedes comunicarte al teléfono 5709 1313 Ext. 1564 de lunes a viernes en horarios de oficina.”

De la misma manera, yo le digo a El Universal que no puede publicar lo que aparece en este blog con licencia CreativeCommons (Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-NC-SA 3.0)).

El 2 de septiembre de 2019 apareció una nota en el diario El Universal en la que el periodista Justino Miranda copia un párrafo y varias oraciones de la entrada al blog titulada “La ex Hacienda de Temixco” que erróneamente atribuye a la historiadora Selfa A. Chew
Efectivamente, la investigación fue de Selfa A. Chew, pero el libro estaba escrito en inglés y tanto la traducción como el resumen de lo que se publicó son de un servidor y gozan de la protección de los derechos de autor.

Para mayor redundancia, cito el Código de Ética del diario El Universal que en el apartado Honestidad dice:

“Los periodistas de El Universal no incurren en plagio de trabajos realizados por colegas u otros profesionales. Los lectores pueden confiar en que lo publicado en el periódico es trabajo del autor, y en caso de no ser así, se especifica en el cuerpo del mismo.”

Y de acuerdo con la enciclopedia en línea Wikipedia, se comete plagio “si copia o imita algo que no le pertenece y se hace pasar por el autor de ello sin su autorización”. En el caso que nos trata, si bien la investigación le pertenece y se le reconoce a la doctora Chew, la traducción y síntesis me pertenecen y tienen la protección de los derechos de autor.

© Jorge Ikeda 2019